lunes, 17 de marzo de 2014

El espino de los chupones

   La que sigue hoy va a ser una pequeña entrada dedicada a cumplir la promesa que os hice en la anterior, dedicada a la posibilidad de utilizar los chupones de base para mejorar el nebari. Ya os dije que había realizado el reportaje sobre un Crataegus, del que ahora os pongo unas imágenes. La primera muestra al ejemplar antes de los trabajos de mantenimiento.


    Como veis necesitaba una poda y algo de alambre. También se aprecian, en la parte derecha, los chupones de los que traté en el anterior artículo.

    La madera muerta tiene unos detalles de calidad que merecen ser preservados. Buena muestra de ellos es la siguiente instantánea.


    O también esta otra:


    Ya en otra ocasión comenté que para tratar la madera de los caducos rebajo el líquido de jin, pues no me gusta que quede blanco inmaculado como si de un junípero se tratase. La disolución que preparo es 1:4, es decir, de cuatro partes una es de líquido y tres de agua.

    Dejé secar el líquido de jin un día y, a continuación, le aplique un fondo protector para madera en base agua.


    La ventaja de este producto es que no produce intoxicaciones como los que llevan disolventes. Recuerdo que una vez maté, literalmente, otro Crataegus por regar, sin darme cuenta tras la aplicación de un endurecedor con base disolvente. Tenía previsto no hacerlo, pero mi error fue volverlo a colocar en el banco de cultivo, junto con los demás árboles. Cuando cogí la manguera para regar la colección no me percaté y también le dí a él. El lavado que produjo el riego hacia las raíces fue fatal y fulminante a pesar de darme cuenta de lo que acababa de hacer y lavar el abundantemente con la esperanza de eliminar el producto que hubiese podido caer hacia las raíces.

    Como ya os dije esta va a ser una entrada cortita, ya que centré el reportaje en el tema de los chupones. Por eso las dos fotos que siguen finalizan la entrada. En ellas se muestra el árbol visto desde el frente y desde la espalda. Los tratamientos de madera ya se han aplicado y el aspecto de la misma es bastante natural. Una vez que finalice la vorágine de los trasplantes volveré a aplicarle otro tratamiento protector, puesto que la madera de los espinos no es muy duradera y está ya es bastante vieja.

Frente
Parte trasera
    Pues así llegamos al final por hoy, espero contar con vosotros en la próxima aventura. Este navío volverá a soltar amarras en breve.

    Juan Liñares

34 comentarios:

  1. Cómo alegra el ver a este marino surcando mares, sus travesías y sus peripecias son tan interesantes, que en alguna ocasión que ha estado varado largos días en puerto, este pobre aprendiz de marinero, ha sentido morriña y hasta saudade.

    Un abrazo, capitán,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que te ha pasado como a Julio Iglesias, querido Yoyo, cuando cantaba aquella de "Teño morriña, teño saudade...", jejeje De vez en cuando el capitán necesita unos días de asueto, pero no te preocupes que siempre vuelve con más fuerza.

      Un abrazo, gracias compañero.

      Eliminar
  2. Está pletórico. Me encanta el tono del verde de esas hojas. Cuando florezca estará expectacular entre el verde, el blanco y los tonos de la madera y la corteza.
    Un abrazu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le falta mucho todavía, Ángel, la floración no es la prioridad en esta fase de formación. De todos modos tengo muchas esperanzas puestas en este ejemplar. Curiosamente a todos los que lo han visto les ha gustado y, como dice el refrán "algo tendrá el agua cuando la bendicen", jejeje

      Un abrazo, agradezco tu comentario.

      Eliminar
  3. interesante la protección de la madera habrá que probarlo siempre he tenido miedo a que pudiesen intoxicar con disolventes un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La intoxicación con productos en base disolvente es muy probable si no se toman las medidas de precaución necesarias. Ya he contado mi experiencia y no es nada raro que le pueda suceder lo mismo a cualquier aficionado.

      Un abrazo, agradezco que te hayas pasado, ya lo sabes.

      Eliminar
  4. Este ejemplar será increíble cuando esté densificado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo he comentado más arriba, tengo puestas muchas esperanzas en él, a ver ahora como responde o como yo lo sé llevar.

      Un abrazo, gracias por tu opinión.

      Eliminar
  5. Ya se empieza a ver ese espino. Es ese el espino de bembibre?, el de Tony?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es ese espino Carlos, a ese también le tendré que meter mano esta temporada, a ver si saco tiempo después del ajetreo de los trasplantes.

      Un abrazo, agradezco tu interés.

      Eliminar
  6. Me encanta este espino tuyo Juan.
    Ahora bien, el título tiene tela pues por un momento me he dejado engañar por mis ojos..."El crataegus de los...",jajaja.

    Siempre aprendiendo con este tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Beial, ¡ pero que ocurrente eres !. Me alegro mucho de que te guste el espino, últimamente está cambiando a diario, alarga brotes que da gusto.

      Un abrazo, a ver cuando coincidimos, ya sabes que este año volvemos a hacer la expo de Santiago. Contamos contigo, si puedes, claro...

      Eliminar
  7. muy guapo, del estilo que me gustan.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Domi. Sí, creo que te he visto algún que otro árbol con una forma parecida a este.

      Un abrazo, gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Saludos Mingos, una alegría verte por aquí.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. El árbol está fantástico. El color verde de la brotación alegra la vista.Está muy bien trabajado y como decía un compañero, siempre aprendiendo con tu blog. Muchas gracias, una vez más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo simplemente trato de no estropear demasiado lo que ha hecho la Naturaleza durante tanto tiempo. Espero conseguirlo.

      Un abrazo y gracias por los halagos.

      Eliminar
  10. Tomo nota del protector al agua.
    Bonito espino. Seguro que en unos añitos estará de cine.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del protector al agua ha sido una aportación del Leo Blanco, del Tim bonsái. No en vano es pintor profesional y de esto sabe.

      Un abrazo, me alegro de que te guste el árbol.

      Eliminar
  11. gracias por la continuación de la entrada juan.
    que adelantadito lo tienes....el mio va a empezar a brotar ahora.
    yo tambien me apunto lo del endurecedor, que aunque no sea para el espino, me vendrá bien para otras especies.

    no hay entrada corta cuando la enseñanza es larga.
    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, parece que la primavera se dispara ya, de todos modos hay compañeros que tienen algunos ejemplares todavía más adelantados. Me encanta esa última reflexión que haces, me lo tomaré como un cumplido.

      Un abrazo y gracias por leer mis historias sobre árboles enanos.

      Eliminar
  12. Hola capitán, una maravilla el espino, reconozco que es una de mis especies favorita, aun no teniendo ninguno..... Quizás por eso me atraiga tanto...... Jejeje

    Como siempre gracias Juan

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los espinos han sido los primeros árboles autóctonos de los que me enamoré. Tal vez haya sido por ser los que más cerca de casa tenía o tal vez por las muy variadas y buenas razones para su uso en bonsái, no lo sé. Por eso comprendo a la perfección de lo que me hablas.

      Un abrazo, gracias por seguir ahí.

      Eliminar
  13. Hola Juan,
    Este espino tiene un potencial tremendo.
    En cuanto pasen unos años va a ser mortal.

    Enhorabuena por el trabajo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Salva, ya sabes que valoro muchísimo tu opinión. Me alegro que te haya gustado el arbolín.

      Un abrazo y gracias por dejar tu comentario

      Eliminar
  14. Hola capitán, me gusta ese árbol tiene buena base para ser un buen bonsai. tiene una buena madera, a mi me gusta esa madera, sobre todo esa parte hueca. cuando esté mas ramificado será un espectaculo.

    Un abrazo.



    Abril

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te guste el espino Abril, seguro que podrás verlo algún día. Mientras tanto toca cultivo y formación, la base fundamental para conseguir que tu última frase cobre sentido: que cuando esté más ramificado sea un espectáculo.

      Un abrazo, gracias por enrolarte nuevamente en esta aventura común.

      Eliminar
  15. Buenas Juan
    Uno de los espinos que he visto que más me gustan. Aunque los más puristas digan que los caducos con madera muerta no deben ir, me encanta este. Sobre el producto, es el mismo que me ha recomendado mi profesor (empecé hace nada con él), aunque de otra marca. Ya lo probaré.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado el árbol Marcos, la verdad es que tiene algo que te atrapa y lo hace diferente. En cuanto a la madera en los caducos yo tengo otra opinión. Es cierto que especies como los arces, por ejemplo, se valora mucho el que estén totalmente carente de ellas, que sean perfectos. Sin embargo en el caso de Prunus, Crataegus, robles, etc., creo que forma parte de su idiosincrasia, y sino no hay más que salir a la montaña y mirar.

      Un abrazo, agradezco tu intervención.

      Eliminar
  16. Mas que culona, que lo tiene le noto es cierta sensualidad con esos movimientos del tronco, vamos que no pasa desapercibida o desapercibido, acaso tiene sexo? el caso es que luce…..,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Carlos, sexo no tiene, pero ya sabes que a los árboles, según el aspecto que tengan, se les otorga un espíritu masculino o femenino. En este caso supongo que está claro que, con esas curvas, masculino no va a ser.

      Un abrazo, gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  17. Puffffff... menudo ejemplar. Sin comentarios.
    Un abrazo. César.

    ResponderEliminar
  18. La verdad es que cuando recolecté este árbol no pensé que fuese tan bueno, pero al final parece que se ha puesto de manifiesto el diamante que llevaba dentro.

    Un abrazo y gracias por tu participación.

    ResponderEliminar