viernes, 21 de junio de 2013

La popularidad se llama moyogui

EL MOYOGUI O VERTICAL INFORMAL

    Tal vez se trate del estilo más popular en la actualidad debido, sobre todo, al hecho de que resulta mucho más fácil encontrar material apto para este que para otros estilos. En realidad la mayoría de las plantas que consideramos aptas para su uso en bonsái se podrían modelar con forma vertical informal.

    Los bonsái modelados en estilo moyogui representarían aquellos ejemplares que, habiéndose desarrollado en condiciones bastante favorables, han sufrido ciertos avatares a lo largo de su vida que les han hecho adquirir curvas y sinuosidades.

    Como su propio nombre en castellano indica se trata de otro estilo vertical, como el erecto formal. Sin embargo, a diferencia de él, permite una cierta flexibilidad en el acatamiento de las normas, pudiendo introducir algunas variaciones que pueden resultar de interés para la mejora general del ejemplar. De todos modos la distribución de las ramas suele seguir un patrón muy parecido a la del estilo chokán.

    Algunas de las características que definen este estilo son:

    1ª) El tronco ha de ser poderoso en su arranque para ir disminuyendo gradualmente su diámetro conforme nos acercamos al ápice.


    2ª) El tronco ha de describir algunas sinuosidades o curvas a lo largo de su recorrido. Según estas sean más o menos pronunciadas se puede hablar de Moyogui o de Usu-moyogui. Esta última denominación se le da a aquellos árboles cuayas curvas son muy suaves. También se conoce como vertical informal de curvas suaves.


    3ª) La distribución de las ramas a lo largo del tronco ha de seguir la misma distribución que en el caso del vertical formal, es decir, se han de distribuir las ramas en tríadas, de forma que tengamos una a un lado, otra al lado contrario, otra detrás y así sucesivamente hasta la parte alta del tronco (último cuarto), en donde ya deberemos de dejar alguna rama al frente. De todos modos esta distribución no es necesario que sea tan rígida como en el chokan, pudiendo realizarse algunas pequeñas alteraciones.


    4ª) Idealmente la ramificación debería de tener un movimiento que sintonizase con el del tronco. De este modo le daremos más o menos curvas y haremos estas más o menos pronunciadas siguiendo el mismo patrón del tronco.


    5ª) Las ramas han de arrancar del exterior de las curvas del tronco, nunca del interior de las mismas. Este aspecto es muy importante desde el punto de vista horticultural, ya que las ramas que crecen en zonas interiores reciben menos luz y terminan por morir. Además viene a reflejar lo que sucedería en la Naturaleza, donde las ramas más vigorosas suelen ser las que reciben una mayor cantidad de luz solar y que normalmente son las situadas en el interior de las curvas. Esto suele provocar la paulatina y lenta degeneración de otras ramas que crecen a partir de zonas menos favorables, con lo que suelen terminar por secarse.


    6ª) En este sentido el árbol puede tener las curvas que queramos pero el ápice tiene que retornar a la proyección vertical de la base. Es decir, tanto el ápice como la base han de poder ser unidos al trazar una linea perpendicular al suelo. Este detalle es de suma importancia ya que le confiere estabilidad al conjunto. De todos modos se suele aceptar una ligera desviación, de modo que la proyección del ápice sobre el suelo pueda caer ligeramente desplazado del nebari. Esta desviación nunca deberá ser superior a los 15º.
    7ª) Una vista lateral del bonsái debe mostrar el árbol con el ápice ligeramente inclinado hacia el frente. Esto se hace con el fin de reforzar la sensación de perspectiva, del mismo modo que cuando estamos contemplando en la Naturaleza un árbol muy alto desde una posición próxima a su base, nos da la sensación de que la parte superior se inclina hacia nosotros, a pesar de que el árbol pueda ser totalmente vertical.


    8ª) Un nebari poderoso refuerza la imagen global del árbol, haciéndolo más majestuoso, creible, valioso, estable, etc. Debe ser radial, a diferencia de los estilos inclinados. De todos modos las raices que se sitúan en la parte central deberían ser algo más cortas que las laterales y traseras. Además también debemos evitar que se dirijan directamente hacia el observador.


    9ª) Las macetas que se suelen utilizar para los árboles modelados en este estilo suelen ser ovaladas o también rectangulares. Lo que suele ser muy variable es el color, la textura y la profundidad. En cuanto al color deberemos elegir uno que compagine con las tonalidades generales de alguna de las partes del árbol. En algunos casos podemos elegir el color del tiesto utilizando justo el criterio contrario, es decir, escogiendo uno que contraste vivamente con una parte del árbol que queramos resaltar (por ejemplo: follaje, frutos o flores rojas - tiesto azul).


    10ª) La textura de la maceta también es relativa y dependerá de la que tenga el tronco. De este modo si el tronco es viejo, con maderas muertas, con corteza agrietadas, etc., le sentaría bien una maceta sin esmaltar. Por el contrario, si se trata de un tronco de corteza delicada, fina, sin demasiado carácter, joven,etc., lo que mejor le irá es un tiesto esmaltado. Si el ejemplar es excepcional por la textura de su tronco podremos inclinar nuestra elección hacia macetas hechas a mano, muy texturizadas, con relieves.


    11ª) En cuanto a la profundidad de la maceta, esta dependerá del grosor del tronco. Idealmente debería de tener la misma profundidad que el diámetro que tiene el tronco en su base o bien algo menos.

26 comentarios:

  1. Muy interesante, como siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos, al menos sirve de recordatorio.

      Un abrazo, agradezco tu comentario

      Eliminar
  2. Un buen repaso como siempre muy bien documentado, me lo guardo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Loli, eres una fija de este foro, cosa que agradezco.

      Un abrazo, gracias por leerme.

      Eliminar
  3. Estupendo como siempre, y unos ejemplares que da gusto verlos.
    Es un estilo, como bien dices, muy popular. Parece que es el modelo que tenemos grabado cuando hablamos de bonsai.A mi particularmente me encanta porque es una versión libre del vertical formal, que permite más licencias, pero manteniendo las reglas básicas del bonsai, que enumeras muy bien en el artículo.
    Un gusto leerte, como siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo había visto así, pero ahora que lo comentas sí que podría considerarse una versión algo más libre que la del vertifal formal.

      Un saludo y gracias por tu participación

      Eliminar
  4. Un gusto repasar la teoria con tus artículos, Ameno y con magníficos ejemplos.
    me gustó especialmente el punto dedicado a las macetas, por lo que me incumbe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te ha servido de ayuda con el tema de las macetas, Ángel, este artículo ya habrá merecido la pena.

      Un abrazo y gracias por haber entrado en el blog

      Eliminar
  5. Gracias siempre, amigo Juan, por el tiempo que te tomas en entradas como esta, cuidada al máximo tanto en las explicaciones como en la fotografía. Iba a decirte que personas como tú hacen un gran bien al mundo del bonsái...... pero no te lo digo....jejejej

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ Pues no me lo digas Yoyo, no pasa nada !, jajaja Ahora en serio, agradezco tus palabra y las valoro muchísimo, ya lo sabes.

      Un abrazo, te espero en la siguiente.

      Eliminar
  6. Cronológicamente el segundo de los estilos. Primero el vertical formal, para celebrar lo bien que había quedado, ya se sabe... lingotazos de sake... y comienzan las curvas. Sucesivamente fueron apareciendo los siguientes estilos, al aumentar el sake, literati, inclinado, cascada... jajajajaja (Nota: donde se lee sake, póngase orujo, albariño, mencía, licor café... para los que estamos en Galicia)
    Perdona por la broma Juan. La entrada de 10, amena, instructiva y muy claramente explicados los entresijos de este estilo. Tu guía ya la tenemos, ahora sólo nos falta ponerla en práctica ;))))
    Un abrazo, amigo. César.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ponerla en práctica ya corresponede a cada uno de vosotros en particular, ahí si que no os puedo ayudar demasiado. ¡ Sólo hay que ponerse y listo ! Una planta de calidad, una buena dosis de paciencia, un momento de inspiración...todos son elementos que sin duda harán que se alcance más fácilmente la meta.

      Un abrazo, sigue haciendo frío por aquí...aunque ya haya comenzado este verano de tres al cuarto.

      Eliminar
  7. Cago en ....!!!! toda la vida, desde pequeño, escuchando que "para que los árboles crezcan recto, cuando se quieren torcer, se les ponen tutores"... y a las personas igual.... Y ahora con esto del bonsái descubrimos que no es tan malo torcerse... ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En toda época ha habido personas que se han desmarcado de la senda comunmente admitida por la mayoría. Algunos, la mayoría desgraciadamente, han pasado por ser unos tipos raros y un tanto chalados, pero también ha habido otros que, tomando un rumbo nuevo, han conseguido descubrir nuevas vías, nuevas posibilidades, que han rredundado en el bien de la mayoría.

      Un abrazo, si hay que torcerse algo pues se tuerce uno

      Eliminar
  8. Como siempre, muy didáctico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose, agradezco tu comentario.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. También lo podrías haber titulado "ponga un moyogui en su vida" pues con esos empezamos todos. Gracias de nuevo por refrescarnos las ideas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y digo yo ¿ qué aficionado no ha puesto un moyogui en su vida ?, la verdad es que creo que ninguno.

      Un abrazo y gracias por haber entrado.

      Eliminar
  10. Con este estilo se consiguen los árboles más majestuosos, en mi opinión. Otra clase magistral.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo creo que es el patrón que siguen, más o menos, casi todos los árboles en la Naturaleza. Los demás estilos se podría decir que son bastantes raros, aunque sí se dan también en libertad.

      Un abrazo y gracias por dejar tu comentario

      Eliminar
  11. hola capitán; otra gran entrada, estoy totalmente de acuerdo, es un estilo que la mayoría de los arboles siguen en la naturaleza, y me atrevería a decir que después el inclinado.
    También los que tenemos menos entrenados los trabajos con los arboles,son estilos a los que nos agarramos, quizás por preparación, quizás porque tenemos que ver el prado detrás de la valla.
    pienso que también es cuestión de tiempo.

    Un gran abrazo y feliz dia de San Juan.........FELICIDADES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luís por la felicitación. Es cierto que se trata del estilo más popular sin duda, por eso está tan arraigado entre los aficionados.

      Un abrazo y gracias nuevamente

      Eliminar
  12. Buen reportaje como siempre Capitán. Una nueva clase de Bonsai,un estilo al que a casi todos se nos va la idea cuando empezamos a darle forma a nuestros primeros palos.
    esperamos otra travesía desde está taberna disfrutando de un buen ron.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Abril, es cierto que casi cualquier planta se puede adaptar a este estilo. Por eso, cuando nuestra mente no es capaz de encontrarle ninguna alternativa, nos agarramos a este estilo y lo reflejamos en nuestros árboles.

      Un abrazo, agradezco tu comentario.

      Eliminar
  13. Dos semanas sin entrar y me encuentro con dos entradas en Cuadrino de Bitácora, siempre empiezas con interés de leer lo que nuestro amigo Juan nos cuenta.., como siempre una lección magistral, gracias Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada hombre, me alegro de que te hayua gustado y si además te ha servido de algo, pues mejor que mejor.

      Un abrazo, gracias por participar, a veces es bueno desconectar algunos días.

      Eliminar