lunes, 25 de febrero de 2013

Cocinando al "Repollo"

INTRODUCCIÓN

    El trabajo que os traigo hoy tiene como protagonista a un Juniperus chinensis "Sargentii" de tamaño pequeño - mediano. Forma parte de una colección particular, cuyo propietario me encargó la puesta al día del ejemplar. Las instrucciones que recibí de él fueron claras: "Quiero que la copa termine en un ápice más estrecho, siempre me ha parecido un repollo y repollo sigue siendo". Bajo estas premisas no demoro más la presentanción del material para que os hagáis una idea de lo que su dueño quería decir. Basicamente, amén de haber perdido la definición de las masas de verde, la copa era demasiado chata, excesivamente amplia en su parte superior. De este modo el triángulo imaginario que debía describir, tenía los vértices poco marcados.

Frente del Junípero

Lateral izquierdo
Lateral derecho
Parte trasera


Vista cenital

MANOS A LA OBRA

     Cuando el árbol que se va a trabajar necesita alguna intervención a nivel de la madera muerta, simplemente se comienza por esa operación. No es buena idea, por ejemplo, andar tallando, pelando corteza, etc. una vez que la copa esta definida, ya que andaríamos manoseando y probablemente estropeando el trabajo realizado con anterioridad.

    En este caso he tenido que realizar varias intervenciones relacionadas con el saneamiento de la madera. En concreto, las raíces aereas que se aprecian en la foto siguiente, estaban muertas.


    Como no tenía sentido seguirlas conservando como estaban, se pelaron y redujeron en longitud, de este modo se aumenta su durabilidad al no tocar el sustrato.

    La zona de debajo del jin, que os muestro en la imágen siguiente, estaba muerta. En este caso se iba a pelar dicha zona, creando una zona de madera más amplia en la que la base arrancaría con un shari que luego conectaría con ese jin.


    Otros jines de la parte superior, necesitaban también de una intervención. Los cortes que se dejaron cuando se crearon todavía no habían sido refinados.


    Al margen de las distintas intervenciones a nivel de la madera, el punto principal a corregir era el ápice de la copa, no en vano esa era la gran preocupación de su propietario. En la foto de detalle se puede apreciar su "no forma".


    Evidentemente otra tarea a acometer y que no se podía dejar sin realizar, era la limpieza de la vena viva. Tras su puesta a punto y la de la madera muerta, el aspecto del árbol ya lucía de otro modo.


    Un detalle de la base, donde se puede observar la incorporación de las raíces aereas a la madera muerta.


    Ahora había que comenzar con la fase de alambrado, sin duda la más tediosa en la formación de un bonsái. En este caso nos encontramos con un ejemplar que tiene una marcada tendencia a formar ramilletes en forma de pompones, lo cual no facilita demasiado el trabajo.


    La primera rama de la derecha, que desciende de un modo acusado, es también la primera en recibir el alambre, en este caso de cobre. Siempre lo uso de este metal para el modelado de los Juníperos y de los Pinos. Me gusta especialmente para estas Coníferas. En otras, como el Tejo, prefiero el aluminio.


    Poco a poco se completa el alambrado de todo el árbol. La imagen de abajo muestra al árbol una vez terminada dicha operacion. Naturalmente las ramas aún no se han movido, no se ha modelado ni definido ninguna capa.


    Visto desde un lateral el árbol caía hacia atrás en su parte superior. Tenía un buen arranque, pero tras la primera curva a la izquierda el movimiento del árbol se escapaba hacia la parte posterior.


    Para solucionar este efecto, se varía algo el ángulo de plantado. Con ello se consigue un árbol un poco más alto, pero con la segunda parte del tronco sin caída hacia atrás.


    Siempre incido mucho a los aficionados con los que trabajo, sobre la gran importacia que tiene definir bien los perfiles inferiores de las ramas. Debemos de crear volumen, pero siempre hacia arriba y hacia los laterales. La parte de abajo de las ramas debe quedar limpia, sin brotes dirigidos hacia bajo, sin hojas. Se debe poder observar la distribución de la ramificación si se desea, sin estorbos de ningún tipo. En este caso había mucho que limpiar.


LA RESOLUCIÓN FINAL

    La definición de las masas se ha realizado de forma concienzuda, no en vano ha demorado durante varias horas más la finalización del trabajo. Poco a poco se fue creando una nueva imágen para este árbol, una imágen que fue captada a primeras horas de la mañana, antes de ser entregado, de nuevo, a su propietario. La rama colgante se ha subdividido en 5 capas, aunque no todas se aprecian en la fotografía rompiendo, de ese modo, con su antigua pesadez visual,  originada al ser tratada como una masa única.


Frente final del árbol
     Como véis, aparte de cambiar la inclinación del Junípero, también se ha girado de modod leve, tal vez unos 10º aproximadamente, en el sentido contrario de las agujas del reloj. De este modo conseguí una mejor salida de las ramas.

   Cuando estaba fotografiando la parte trasera de la planta, los primeros rayos de Sol de la mañana dibujaron una bonita silueta sobre la pared que tenía como fondo. Me pareció una imágen curiosa, por lo me pareció muy adecuada como imágen final de esta entrada. La comparto con vosotros.


    Tres cuartos de hora más tarde su propietario recibía de nuevo su bonsái. Quiero imaginar que le gustó, al menos la cara de sorpresa cuando se lo entregué lo decía todo. Sólo pudo soltar una exclamación: "Se acabó el repollo".

    Espero que os haya gustado esta nueva travesía por los mares del bonsái. Os espero en la siguiente aventura, ven, ¡enrrolate conmigo!.

    Juan Liñares

42 comentarios:

  1. Fantástico amigo, en tu línea, seguro que le encantó, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Keisha. Yo creo que sí, que le gustó, porque te pueden engañar con palabras pero los gestos nos delatan. En este caso la cara de sorpresa lo decía todo.

      Un abrazo y gracias por darte una vuelta por el blog

      Eliminar
  2. Sinceramente,había un repollo?.
    Menudo curro,pero a quedado precioso,muy buen trabajo.
    Me imagino la cara de sorpresa al ver el árbol,no creo que diría,te as confundido al darme otro?.

    Me encanta el trabajo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces bautizamos sin querer a nuestros árboles. A este en concreto, su propietario siempre se refería a él como "El Repollo", de ahí el título de la entrada.

      La verdad es que trabajo me ha dado bastante, pese a su escaso tamaño. Lo que ocurre es que cuando quieres conseguir un buen acabado, si no le metes horas no lo consigues. Sólo por la reacción que ha tenido el dueño ya ha valido la pena la inversión de horas.

      Un abrazo, gracias por participar

      Eliminar
  3. No me extraña la cara de sorpresa del dueño... y yo la sonrisa no la perdería hasta tres días después, pensando que dejé un "repollo" y me llevo ese bonsái.
    Un trabajo muy bien hecho y muy bien explicado. Una vez transplantado en su posición correcta quedará "chapó".
    Un abrazo desde las frías tierras de Lalín. César.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues sí que son frías esas tierras!, hoy oí decir que habíais estado a -5ºC. En cuanto al trabajo, simplemente el hecho de comprobar la ilusión que le generas a alguien, eso ya no tiene precio.

      Un abrazo, de otro sitio bien frío estos días...aunque no tanto como por ahí arriba.

      Eliminar
  4. A todas luces que ese repollo necesitaba una fuerta intervención.
    Y la tuya ha sido realmente buena.
    Ahora se comienza a ver un bonsai o que lo será en un plazo de tiempo prudencial.
    Seguro que el dueño ha quedado totalmente satisfecho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente la planta necesitaba una pueta a punto y ha querido la casualidad que se la haya realizado yo. Espero que evolucione bien y que su dueño se haya quedado satisfecho.

      Un abrazo y gracias por tu participación

      Eliminar
  5. Un post buenisimo, así da gusto empezar el día, me gusta mucho la solución que les has dado a las raices muertas, integrándolas en la madera, el nuevo ángulo de plantado me parece el idoneo, y el verde ha mejorado muchisimo, me gusta más la parte baja que la superior, en la zona mas cercana al apice todavía me parece que queda demasiado verde. Pero el conjunto está genial. No me extraña que el dueño esté encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo Loli, la parte baja tiene un mayor impacto visual que la segunda mitad del tronco, pero eso ya venía de serie. En cuanto al verde comentar que no se ha reducido más debido a que muchas ramitas tenían la vegetación concetrada en las puntas. Si se consigue que brote hacia atrás se podrá, en el futuro, ir acortado un poquito más los pisos, aunque no mucho, que tanto tampoco sobra.

      Un saludo y gracias por participar

      Eliminar
  6. Me gusta el cambio que le has dado. El junipero llevaba bastante tiempo semi abandonado, y necesitaba una intervención. Ha tenido la suerte de caer en tus manos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre Carlos, la verdad es que no sé si ha tenido suerte o no de caer en mis manos, pero ahora va a tener que apechugar, jajaja. Efectivamente la intervención no se podía demorar más, ya que alguno de los problemas que presentaba la planta y que ya comenté, no harían otra cosa que agravarse con el tiempo.

      Un saludo, gracias por comentar

      Eliminar
  7. Que te dejen un árbol para que lo trabajes a "tu" gusto es la mejor muestra de tu buen hacer y de la confianza que transmites al resto de personas que tienes a tu alrededor.

    Buen trabajo, si señor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Marc y estoy muy contento por ello. Como bien dices no a todo el mundo le confían el trabajo en un bonsái sin casi ponerle condiciones. En este caso he de confesar que me une una buena amistad con el propietario del Junípero.

      Un abrazo y gracias por estar ahí.

      Eliminar
  8. Jo..,Juan!! Menudo cocinero estas hecho, ni chicote... te dan un repollo y lo trasformas en un rico chukrud. Como buen "restaurador", arreglas el bonsái y restauras el espíritu de su dueño :-) .

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira tú por donde, Fran, debo confesar que la cocina es otra de mis aficiones. De hecho cuando estoy en casa soy yo el "cocinillas". Digo yo que ¡por algo será! jajaja. A Chicote no quiero verlo en mi casa, no vaya a ser que me meta caña como lo hace con los restaurantes a los que visita en su programa.

      Un saludo y gracias por tu participación.

      Eliminar
  9. Muy buen trabajo. Así se gana la confianza. A mi nadie me ha confiado nunca un bonsái para que se lo trabaje ¡por algo será!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Antonio, eres muy amable. La verdad es que a mí si me han confiado ya muchos árboles a lo largo de mi trayectoria en el mundo del bonsái, pero eso no quiere decir que sea un "crack" de esto, yo más bien creo que lo hacen porque tengo un poco más de experiencia que la mayoría.

      Un abrazo y gracias por participar en este blog que, aunque mío, es de todos vosotros.

      Eliminar
  10. Ya sabes, amigo Juan, que fotografiar es "dibujar con luz". Cómo no ibas a aprovechar para mostrarnos esa última fotografía, en la que precisamente la luz dibujó (tal vez solo por unos instantes) esa silueta!!.
    Algún día nos dirás el por qué de preferir una alambre u otra según la especie, es obvio que no se trata de ningún capricho, ni tan siquiera por un simple efecto estético.

    En cuanto al árbol, un buen trabajo, en tu linea. Perfectamente definidas las masas, acertado el resultado de esas raíces traducidas en jines, elegante y exalta el porte el ángulo de plantado....
    Me imagino la cara del dueño..... ¡¡ Felicidades !!

    Un abrazo siempre, Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues verás Yoyo, prefiero el aluminio para casi todos los árboles excepto, como ya he manifestado, para las Coníferas (a excepción del Tejo). Por un lado está el hecho de que "trata" mejor la delicada corteza de aquellos,amén de no resultar tóxico para algunas especies como lo es el cobre. Además en los caducifolios hay que ir consturyendo el árbol a partir de la brotación joven, por lo que llega con el aluminio para dominar las ramitas. De hecho, cuando éstas estén formadas ya no debería de haber necesidad de alambrarlas porque mantendrán la forma que les hemos dado cuando eran jóvenes.

      En la mayoría de las Coníferas la cosa cambia. Aquí no podemos cortar toda la masa verde y esperar que brote por atrás. No, más bien se forma el bonsái aprovechando muchas de las ramas que el árbol tiene en un principio. En algunos casos bastaría con alambre de aluminio, sobre todo si se trata de planta joven y ramitas finas, pero cuando tenemos delante un material yamadori es necesario, en la mayoría de las ocasiones por no decir en todas, que tengamos que "dominar" ramas relativamente largas y gruesas. A veces incluso troncos. En este caso es mucho mejor el uso del aluminio debido a su mayor dureza a igualdad de calibre, es decir, nos va a permitir realizar y mantener la forma que le hemos dado a las ramas con un calibre de alambre que en el caso del aluminio sería insuficiiente.

      Me alegra ver que te ha gustado el trabajo, espero que también al dueño.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Disculpa Juan... Se me pasó el proponerle al dueño que le vaya rebautizando. Si le sigue llamando repollo, corre el riesgo de que el árbol no se dé por aludido. jejejjj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo si el dueño querrá cambiarle el nombre; esto es como con los motes en el colegio, te ponen uno y después para sacarte el Sanbenito de encima cuesta Dios y ayuda.

      Repito el abrazo

      Eliminar
  12. Un gran trabajo, no me extraña que el dueño haya quedado contento, pues ha vuelto a casa con un gran árbol totalmente distinto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si a casa no ha vuelto con el árbol, encima se lo he llevado yo en persona, jajaja. Coincidió que ya nos teníamos que ver y aproveché para acercarselo.

      Un abrazo y gracias por tu participación

      Eliminar
  13. Hola de nuevo Juan, quisiera mandarte un correo electronico pero veo que no lo tienes visible en tu perfil.
    Si quieres, mándame tu uno a esta dirección: gesali15@hotmail.com y nos ponemos en contacto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marc, ya he activado el correo electrónico, ahora ya está visible. De todos modos te he enviado un mail, como me has pedido.

      Un abrazo y, de nuevo, gracias

      Eliminar
  14. Una pasada. Como siempre.
    El repollo no es precisamente plato de mi devoción, pero despues de esto cambiaré de opinión jejej.
    La misma pregunta que Yoyo. ¿Por que en estos cobre y en tros aluminio?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que el repollo no era lo tuyo ya me quedó claro en Bembibre, cuando tocaba comer cocido maragato, jajaja ¿Recuerda? En cuanto a la pregunta, ya le he contestado a Yoyo.

      Un abrazo, agradezco sobremanera que tengas el detalle de pasarte por aquí con cada nueva entrada que cuelgo.

      Eliminar

  15. Ante todo, como propietario del "repollo", tengo que decir y reconocer que es cierto que había un cierto grado de abandono en el àrbol, pero esto esdebido a que a mì el repollo siempre me ha resultado muy indigesto. Y para mayor mèrito y gloria de Juàn, tambièn he de añadir que la planta, hace ya muchos años ya habìa pasado por el taller de un profesional. Con lo cual, ademàs de estar profundamente sorprendido con el resultado, ahora los cuidos de este àrbolito me resultarán mas gratos y sin problemas de "digestiòn". Una vez màs mi gran agradecimiento a mi amiguìsimo Juán.

    Un saludoy un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sobran las palabras por mi parte Jose, celebro que te haya gustado el resultado, ya sabes que lo he tratado como si fuese mío. Ahora a disfrutarlo y por muchos años.

      Un abrazo y gracias por tu confianza

      Eliminar
  16. Enhorabuena, te ha quedado muy bien.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jere, agradezco tu comentario.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. yo si me acuerdo de lo del repollo de bembibre.........
    pero este no tiene nada que ver, ha ganado muchisimo el arbol, menudo cambio, no me extraña que su dueño esté contento.
    muchas felicidades a los dos y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rosana por tus palabras, se agradecen sinceramente.

      Saludos

      Eliminar
  18. Bien cocinado y aderezado. No sabía que se te diesen tan bien los pucheros. Bromas aparte, buen trabajo, como siempre.lGracias por las enseñanzas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Martín, en tiempos de crisis parece que hay que volver a hacer como los hombres del Renacimiento, darle un poco a todo, jajaja. Celebro que te haya gustado el trabajo.

      Un abrazo y gracias por tu visita

      Eliminar
  19. Hola capitan; aunque es la primera vez que participo en este, tu magnífico blog, llevo bastante tiempo de polizon, desde que lo descubrí en la entrada de Luis Vila o el embrujo de las sabinas, y desde entonces ,no me he perdido una entrada, por eso te siento lo suficientemente cercano como para llamarte capitán. Decirte que no sólo he aprendido, sino que tambien he disfrutado muchísimo en todas tus entradas, didacticas y amenas. Ahora quiero, aunque no te faltan seguidores ni elogiós, FELICITARTE por tu magnífico trabajo, tu dedicación , buen hacer y por tu humildad.
    Sólo decirte , que a partir del quinto dia de la publicación, no paro de entrar, a cada momento , ansioso para la disfrutar de la siguiente travesía.

    Muchas gracias y me ha encantado como ha quedado el árbol.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de nada quiero darte la bienvenida a este sitio, aunque ya veo que no eres nuevo en visitarlo sí lo eres en participar. Agradezco enormemente tus elogios, ya he comentado en más de una ocasión que es vuestro aliento el que me motiva a continuar con esta aventura, por eso es tan importantante para mí. Te animo a que participes siempre que lo desees o lo consideres oportuno, aquí te estarémos esperando.

      Un abrazo del capitán, ahora ya eres un tripulante más.

      Eliminar
  20. Buen trabajo Juan, has conseguido dar esplendor a ese shinpaku...
    Enhorabuena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Salva, ya sabes en cuanto valoro tus palabras.

      Un abrazo y te agradezco sinceramente la visita

      Eliminar
  21. Efectivamente, se acabó el repollo. El trabajo en el tronco, impresionante, de lo mejorcito que he visto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ishi, yo también creo que se acabó el repollo. Gracias por tus palabras.

      Un abrazo, agradezco tu participación.

      Eliminar