sábado, 16 de febrero de 2013

A niño pequeño, zapatos chicos

INTRODUCCIÓN

    Al Almez protagonista de la entrada de hoy siempre le vi cierto potencial, no obstante debe de llevar conmigo más de diez años. El caso es que había algo que sin embargo no me acababa de convencer. No sé si os ha pasado en alguna ocasión, pero es de esos árboles que tiene un tamaño "complicado". Para ser un sohin es un poco grande y para ser un chuhin es pequeño de más. Vamos, ¡ que ni arre ni só ! Quizás fuese esta circunstancia, unido a mi escasez de tiempo, la que provocó que quedase, durante todo un año, no abandonado, pero sí sin haberle hecho nada. Solo agua, abono y algún tratamiento fitosanitario. A principios de noviembre lucía el aspecto que os muestro a continuación.

Frente
Lado derecho
Parte trasera
Lado izquierdo

ALGUNOS COMENTARIOS PRELIMINARES

  a) Al haber tenido un crecimiento libre durante tanto tiempo, la mayoría de los brotes habían crecido mucho en longitud. Este hecho ya lo habéis visto en las fotos anteriores, pero ahora os lo muestro con mayor detalle.



    b) La zona del nebari estaba semioculta bajo una capa de musgo. Incluso parte de él comenzaba a colonizar el tronco. También quedaban sobre la superficie algunos restos de abono.


    c) El alambre, a pesar del tiempo transcurrido, no estaba clavado, tan sólo comenzaba a marcar algún punto en concreto, pero nada serio. Lo que sí tenía es que había perdido totalmente el color. Algunos ya sólo mostraban el corazón de aluminio, habiendo perdido toda su capa de anodizado. En esto, como sabéis, también hay calidades y este no debía ser de la mejor.


    d) El último tramo del árbol, el que formaba el ápice, era cilíndrico, sin conicidad y tenía una fea cicatriz causada al haberse clavado un alambre hace ya unos años.


    e) También había algunas ramas que tenían tramos rectos demasiado largos. Esto ya es algo antestético en la mayoría de los casos, pero cuando estamos trabajando con tamaños pequeños, lo es todavía más.



SOLUCIONANDO ENTUERTOS

    La tarea por la que di comienzo las labores de mantenimiento y reforma fue la retirada del musgo superficial. Además eliminé el que comenzaba a subir por el tronco. En este caso no era demasiado grave al no tratarse de un ejemplar en el que la corteza fuese delicada y vieja, pero sí es necesaria tal operación aunque sólo sea por motivos estéticos. Tras la retirada de la capa de musgo puede comprobar que el árbol necesitaba un trasplante urgente, el cepellón estaba "petado" de raíces, formando un bloque que ya era demasiado compacto.



    Os muestro de nuevo el árbol tras la retirada del musgo.


    El árbol pasaba de los 30 centímetros de altura, pero mi intención era que quedase por debajo de los 25. Así que, una vez decidida la actuación a realizar, tocaba rebajar altura. El simple hecho que veis abajo se hace rápido,, pero a mí me tuvo dudando durante meses. Sólo cuando estuve completamente seguro de que el árbol mejoraría, me decidí llevarlo a la práctica.


    Direis muchos ¡qué pena!, pues he de decir que no tanta, ya que tuve la previsión de esquejar el ápice. Si arraiga ya hay ahí una buena base.

    Esta otra rama tenía un cambio de dirección demasiado brusco, aparte de sobrarle longitud al haber reducido el tamaño global de la planta.


    Así que la solución era también cortar.


    Resultado:


    Tras la poda de las partes no aprovechables defolié todo el árbol. No es que le quedasen ya muchas hojas, pero las que aun tenía podían dificultar el alambrado. Una vez desprovisto de jojas el árbol presentaba este aspecto.


    Evidentemente lo que más trabajo me iba a dar era rehacer el ápice, ahora se veía un tanto raro.



    Luego tocaba alambrar, evidentemente. Me ahorro fotos de detalle del proceso, pues ya es bien conocido por todos. Os muestro el árbol una vez alambrado.

Frente

Parte trasera

Lateral derecho

Lateral izquierdo
    Ya os habréis dado cuenta de que la maceta es demasiado pesada para la nueva dimensión del árbol. Ya lo era antes y ahora esa sensación se ha acrecentado. Como estamos todavía en Noviembre decido trasplantar el árbol un poco más adelante, mientras tanto me dedicaré a buscar un tiesto que le siente mejor. Como se puede observar he tenido que volver a colocar un poco de musgo en la superficie del sustrato, el riesgo de heladas podría dejar tocadas esas raicillas que ahora se encontraban en la superficie.

    A finales de enero tuve la suerte de encontrar un tiesto que me podría servir para el Almez y, además, estaba bien cerca: en la tienda de mi buen amigo Kingii.



    Pero nada mejor que ponerla al lado del bonsái, aun en su anterior maceta, para darnos cuenta de la reducción de tamaño que supone.


    Y esta semana volví a sacar el musgo, en esta ocasión no fue dificil pues sólo estaba posado sobre la superficie. Desde noviembre todavía no había tenido tiempo de establecerse de un modo firme.

    Corté los alambres que todavía anclaban el árbol, pero en ese momento ya noté una gran dificultad para extraer el ejemplar, tal era el grado de compactación del cepellón. Así que traté de lavar con agua a presión el mismo, esperando conseguir cierta flojedad.


    De este modo algo aflojó, pero aun así tuve que echar mano de un destornillador para poderlo sacar completamente. La imagen que os pongo a continuación es ciertamente curiosa. Resulta que una vez en el exterior el cepellón es como si se expandiera. Decidme sinó si no parece increíble que cogiese dentro de la maceta.


    Realmente ¡ tenía mucha falta de trasplantar !.


    La verdad es que no me anduve con muchos miramientos y reduje el cepellón muchísimo. Mirad la parte inferior del mismo una vez terminada la labor. Se observa como se han reducido drásticamente algunas raíces fuerte, de las que se dirigen directamente hacia abajo.


    Está visto que el nebari no es uno de los fuertes de la planta, al menos de momento, no hay más que verlo en esta otra toma.


    Esa cicatriz que véis a la derecha es el resultado de haber eliminado una antiestética raíz con demasiado protagonismo.


    Esta zona del nebari es particularmente antiestética. Es circular y no tiene raíces superficiales en un tramo muy grande.


    Para tratar de solucionar el problema de cara al futuro, realice una serie de incisiones en todo el tramo problemático.


    Luego apliqué hormonas de enraizamiento para esquejes leñosos.




RESULTADO FINAL

    A continuación tuvo lugar la plantación en su nueva maceta, ya era hora de saber si le sentaban bien sus "zapatos nuevos".

Lateral derecho

Lateral izquierdo

Frente
    Bueno, pues revisando las fotos, parece que me he olviddo de hacer la de la parte trasera. Sin embargo tengo esta otra, con la que termino la entrada de hoy. En ella se ve al Almez en su nueva maceta y al lado de la antigua. Parece que no le ha sentado nada mal el cambio ¿no creeis?


    El capitán dirige sus pasos hacia el camarote. Su rostro cansado refleja, no obstante, la satisfacción del deber cumplido. Una nueva etapa culminada con éxito. Atrás queda la dureza de la mar, la dureza de la vida, esa misma dureza que le hace saborear más intensamente cada nueva conquista.

    Os espero en el siguiente embarque, no faltéis, paso lista.

    Juan Liñares

48 comentarios:

  1. ¡Excelente trabajo mi capitán!, muchos detalles, mucho jugo y mucha chicha se pueden sacar de esta nueva entrada. No me detengo en todos los aciertos y el buen hacer de cada uno de los pasos, pero sobre todo me ha encantado que aproveches ese ápice ya formado para esquejar y sacar un precioso shohin, la nueva y gloriosa maceta y sobre todo ¡ese destornillador marca Kaneshin! Jejeje ;-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ Caramba Aleixo, como entiendes de herramientas ! Mira que me he esforzado en que no se viese la marca y no hacer propaganda gratuíta, pero lo has clavado, jajaja.

      Evidentemente el ápice no lo iba a dejar escapar sin intentar "algo" con él. Date cuenta que ya hay camino avanzado, en caso de que enraice, claro. Además del ápice también he esquejado otras 5 ramitas, una de ellas la que se ve en la entrada.

      Gracias por tu comentario, la verdad es que siempre son estimulantes para poder continuar en esto con ganas.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias Gracienc, se agradece el aliento.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Amigo Juan el árbol ha ganado en todo menos en altura que era lo que tu querías. La maceta es una preciosidad. Seguro que ahora afrontas el futuro del árbol con mucha más ilusión y con energías renovadas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Keisha, la verdad es que me hacía falta una caduco de estas dimensiones para ir completando la "alineación titular" en una futura composición de cinco elementos. Además tiene justo la orientación que necesitaba. Ahora sí que se ve con nuevos ojos, como bien dices, y con ánimos renovados el continuar con su cuidado.

      Un abrazo y gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  4. ha ganado muchisimo,un muy buen trabajo,la maceta una preciosidad,me encanta.
    una vez mas gracias por enseñarnos el rumbo capitan.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Madera. La verdad es que siempre me repito, pero créeme si te digo que si no fuera por vuestro apoyo no continuaría con el blog. Sois mi acicate, mi motivación y mi aliento. Por todo ello, nunca me cansaré de agradecéroslo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Creo que con el árbol has actuado correctamente. Muchas veces tenemos un largo tiempo una especie "aparcada" sin saber que hacer con ella y de repente un día ¡¡Zas!! aparece la inspiración, se trabaja y queda espectacular, como es el caso de esta entrada, que con el tamaño que tiene da la impresión de un árbol mayor. Esto lo que nos dice es que has conseguido un trabajo perfecto, armonizando todas las proporciones, incluida la maceta, que para mi gusto es muy bonita. Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Martín, tú siempre dando ánimos, los cuales valoro enormemente. La verdad es que con tan buenos "marineros" al "capitán" no le resulta nada difícil guiar esta embarcación.

      Un abrazo viajero desde Galicia hasta ese paraiso en el que vives.

      Eliminar
  6. Realmente no hay comparación... Como en una liposucción, has sacado lo que sobraba y lo has dejado hecho un figurín ;)))) Ahora tiene mucho más carácter, y la maceta preciosa, parece hecha a medida.
    Un trabajo de 10, verdaderamente.
    Un abrazo. César.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias César, me ha hecho gracia tu comparación. REalmente tienes razón, es como una liposucción: había que quitar lo que sobraba, lo que ocurre es que a veces no tenemos claro que es lo que sobra y lo que no.

      Un abrazo desde aquí al lado.

      Eliminar
  7. Enhorabuena Capitán, un trabajo excelente. Me gusta el resultado final,la maceta es muy bonita, el árbol no sabria sacarle defectos. Solo una apreciación, da la impresión que está un pelín descentrado hacia la izquierda.

    Esperaremos otra nueva travesía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Abril y sí, tienes razón, el árbol está un pelín descentrado, pero si observas con detenimiento la primera rama de la derecha y la primera de la izquierda, sobresalen por los laterales aproximadamente lo mismo. Esto es lo correcto. En este trabajo si tratas de colocar el árbol en el centro verás que por un lado se escaparía mucho y por el otro nada o casi nada. Esto, si el árbol tuviese otro estilo, no tendría importancia, pero en un moyogui sí.

      Un abrazo, gracias por comentar.

      Eliminar
  8. Un pequeño-gran arbol+un gran trabajo+ un gran profesional= Un shonin precioso.

    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente has condensado espectacularmente lo que me tomo como un gran halago. Gracias por tu participación.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. pues coincido con los comentarios anteriores, creo que ha ganado mucho el arbol. el almez es una especie que hay que trasplantar a menudo, pues hace un montonazo de raices...
    la maceta me gusta muchisimo, es un color que le va de película con el verde y con la otoñada.
    gracias por esta nueva entrada, soy una fiel admiradora.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si serás una fiel admiradora, pero si te tengo como una fiel seguidora y además de las buenas, de las que saben apoyar e insuflar ánimos, valorando en su justa medida el esfuerzo que representa seguir con este proyecto.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Bueno Juan ¡te quedo de lujo!. A ganado mucho con ese cambio de maceta y de tamaño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cyd, yo también lo creo, pero es bueno ver que la opinión general coincide con la de uno, eso te hace ver que no lo debes de hacer del todo mal,jajaja.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Otra vez se cumple el dicho de "menos es más". Con la reducción de altura ha ganado mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, esa frase se ha repetido hasta la saciedad y creo que en la mayoría de las ocasiones se cumple el dicho, pero no en todas. Por eso yo me he permitido modificarla algo y digo "Menos es más...pero no siempre".

      Un abrazo y gracias por entrar.

      Eliminar
  12. Desde luego que ha ganado un montón con esa sustitución de ápice y su reducción en altura.
    La maceta es muy apropiada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose, celebro que te haya gustado el resultado. Fíjate tú, tanto tiempo buscando la maceta apropiada y que cerquita la tenía...¡ y mira que he estado veces en la tienda de Kingii !

      Un abrazo

      Eliminar
  13. hola un trabajo perfecto ,me gusta el movimiento del ejemplar que ha mejorado mucho con la sustitución del ápice,una especie que crece mucho y hace un pan de raíces tremendo ,la maceta precios ,enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Puers, la verdad es que he quedado muy satisfecho de como ha quedado la planta. Ahora un par de años de buen cultivo y a esperar una buena densificación de la ramificación fina.

      Un abrazo y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  14. Yo no tengo nada nuevo que añadir a los comentarios de los compañerps. Decir que me ancanta como quedó perfectamente proporcionado.
    Gracias por mostrarnos estas cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángel, a mi tampoco me queda mucho más que decir, simplemente agradecerte el seguimiento que haces de este humilde blog.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. La verdad es que estaba pidiendo a gritos el trasplante y el cambio ha sido muy acertado.
    Desfechos los entuertos con tu maestría habitual, amigo Sancho.... digo, amigo Juan.

    Esa maceta creo que me suena!!!

    Un abrazo y cuenta con este brumete puntualmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yoyo, ¡ pues claro que te suena !, jejeje. Como habrás visto le he dado un buen uso...y a la otra también, pero ese ya será relato para otra marea.

      Un abrazo y gracias por estar ahí, siempre, puntual y positivo.

      Eliminar
  16. Otra lección magistral. Muchas gracias. El resultado como siempre, espectacular. La maceta preciosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ishi. Me alegra saber que este pequeño arbolín haya tenido tan buena acogida.

      Un abrazo y gracias por participar.

      Eliminar
  17. Mucho ha ganado este arbol. Está claro que a veces tenemos árboles en las estanterías a los que no le sacamos todo el partido hasta que surge la inspiración. Como siempre, un gran trabajo, Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Moncho, no te creas que las inspiración, en este caso, ha surgido de repente. Lo que ocurre es que hacía ya muchísimo tiempo que sabía lo que tenía que hacer con él si quería mejorarlo, pero ¡ decidirse a cortar ese ápice !, eso ya era otra cosa.Tomar finalmente la decisión de hacerlo, fue lo que más tiempo me demoró.

      Un saludo

      Eliminar
  18. Nada nuevo que pueda aportar ya. Con lo agradecidos que son estos celtis, esta primavera te va a estallar por todos lados facilitándote el trabajo.
    Una vez más, orgulloso de haber hecho una travesía más en este lujoso crucero.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marc, entonces el orgullo es mutuo, porque yo también lo estoy por contar con tripulantes como tú.

      Un abrazo y gracias por tu aportación.

      Eliminar
  19. Gran trabajo Juan, se agradece cada una de tus publicaciones, la maceta como el zapato de cenicienta.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un simil muy bien traído Ago, la verdad ha sido como en el cuento. Gracias por entrar a curiosear, aunque haya sido sólo un ratito.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Olá Juan!

    Bom trabalho! A árvore melhorou muito com este trabalho! Parabéns!

    Abraço

    Mário Eusébio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muito obrigado Mário, também eu acredito que sim, mais e bom partillar a opiniao de máis amadores.

      Grande abraço para la em baixo.

      Eliminar
  21. Esto es algo que me gusta mucho de tu blog, que demuestra que los caducos también existen.
    Gran cambio. Personalmente creo que te podrías permitir incluso prescidir de la primera rama, con un ligero ajuste del frente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Larru, la verdad es que en demasiadas ocasiones nos dejamos engatusar por la inmediatez que ofrecen las coníferas y nos olvidamos, como bien apuntas, de que los caducos también existen. Supongo que todos los tenemos en nuestras estanterías pero, al no permitir cambios tan drásticos como aquellas, o no los mostramos o nos parece que es material de segunda.

      Personalmente me gustan los caducos que sean muy frondosos, con copas no demasiado ligeras, para ello ya están los pinos. Por eso conservo la primera rama. En la mayoría de las expos japonesas, sacando tal vez a los Prunus, los caducos tienen copas así.

      Un saludo y gracias por el halago, se agradece.

      Eliminar
  22. Juan, muy bien. José V. San Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien Jose, ya veo que has podido comentar, de lo cual me alegro. Lo malo es que, a partir de ahora, no tendrás disculpa para no hacerlo. Bueno, lo importante es que ya has embarcado, ahora toca no perderse ninguna marea.

      Un abrazo y gracias por participar

      Eliminar
  23. Que faltica le hacia un trasplante, al sacarlo se ha desparramao...
    "ta quedao guapo" si señor, a disfrutarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Arbolito, la verdad es que el trasplante no podía demorarse más. Me alegro que te haya gustado el trabajo, espero disfrutarlo mucho tiempo, como me deseas.

      Un abrazo y gracias por tu participación

      Eliminar
  24. buen cambio compareño, he tenido algun ejemplar de esta especie, y son muy agradables de trabajar.
    Pero al menos aqui en Valencia, es dificil lelgar a conseguir una buena ramificacion, pq secan bastante las ramas mas finas.
    En el Blog de la Escuela Bonsai Valencia, tienes el post, por si le quieres echar un vistazo.

    Gracias por compartir tus experiencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alberto, pues fíjate que lo de secar ramas finas no es una cosa que yo le haya visto tan acusada. No sé, a lo mejor es por el clima, que le va algo mejor este.

      Echaré un vistazo a vuestra página para ver ese post. Gracias por avisar y por tu participación.

      Un abrazo

      Eliminar