martes, 16 de diciembre de 2014

Genuflexión

INTRODUCCIÓN

    El reportaje que os voy a mostrar hoy tiene como protagonista a un Pinus sylvestris, propiedad de mi amigo Yoyo Hernández, al que muchos de vosotros conoceréis por su participación en las redes sociales, por su blog "Y por lienzo...una maceta" o por su bonita colección de suisekis. El caso es que habíamos cerrado un trato por una pieza de su colección y el modelado del protagonista de hoy formaba parte del mismo. De este modo, aprovechando la celebración del Congreso Gallego de Bonsái, Yoyo cargó su furgoneta y, entre otros, no se olvidó de meter al pino. Aquí le podéis ver con él en una mano, como posando para la foto.


    Cuando le vi en esta fotografía, cogiendo el pino de ese modo, casi me da un ataque. Estuve en tris darle un tirón de orejas, más tarde me enteré que justo en esa zona el árbol tenía un tocón, procedente del recorte de una vieja rama, que ahora servía de asa. ¡ Por ahora se ha librado ! Siempre se debe evitar manipular los pinos asiéndolos por el tronco, a fin de evitar el desprendimiento de su delicada corteza.

PRELIMINARES Y ANÁLISIS PREVIO

    Una vez concluida la vorágine del congreso, ya en la tranquilidad del hogar, me tomé un tiempo para tirarle unas fotos al ejemplar. Son las que ahora comparto con vosotros:

Parte trasera
Lado izquierdo
Frente
Lado derecho
    Una de las cosas que más me gustaba de este pino era la gran cantidad de vegetación que tenía, toda ella muy cercana al tronco, lo cual, sin duda, es un caramelo de cara a conseguir un primer modelado vistoso.Cuando la vegetación se concentra en los extremos de unas largas ramas  el primer objetivo debería ser conseguir hacerla retroceder, lo cual ya nos puede demorar bastantes años. Una solución a la que se recurre frecuentemente es darle, a dichas ramas, un montón de curvas con el fin de acortar su longitud y conseguir acercar el verde al tronco. Esta es, de las dos, la solución  más rápida, pero también la menos buena. A los ojos de un experto no pasaría el "control de calidad".

    En la base del tronco se había desarrollado una espléndida mata de violetas silvestres, muy lozana y bonita, pero totalmente inoportuna en cuanto a su lugar de ubicación. Quizás por ser un recurso bastante utilizado, di por supuesto que se había dejado crecer para disimular algún defecto en la base del pino.


    Este, que ahora os muestro, es el resto de la vieja rama cortada de la que antes os hablaba. Todavía conservaba la corteza y debería ser trabajado.


    En él está anclado un tensor, que se había puesto con el fin de tirar de la primera rama hacia el tronco y lograr, de este modo, hacer la copa más compacta.



LA ACTUACIÓN

    Comencé el trabajo eliminando la violeta de la que antes os hablaba, así podría apreciar mejor la superficie del sustrato y valorar mejor las siguientes intervenciones a realizar.


    Ahora se podía apreciar, de forma más nítida, otro tocón en la base del ejemplar, del que no sabía si salían raíces por su parte inferior o no.


    Bajo mi apreciación el árbol estaba algo enterrado de más, por lo que decidí comenzar a eliminar parte de la capa superficial de sustrato. Al tratarse de un material tan suelto me bastó, al menos al principio, con utilizar una escobilla.


    Había un trozo de raíz algo grueso que sobresalía a varios centímetros de la base del tronco y del que sospechaba que podría estar conectado con el mismo, aunque no se viese hasta ahora.


    Se imponía por lo tanto sacar la cantidad suficiente de sustrato para ponerlo de manifiesto. Al final se consiguió.


     No es que sea demasiado estético, pero finalmente algo de nebari se ha descubierto y una buena cantidad de tierra ha sido eliminada.


   La elección del frente la tenía bastante clara, pero no así el ángulo de plantación, de modo que comencé a hacer diferentes pruebas en busca de la que más me convenciese.


    En la fotografía anterior se observa también como he anclado la maceta al banco de trabajo. Cuando la maceta está en un equilibrio inestable uno tiene que tomar medidas, siempre es mejor prevenir.

    Como lo que correspondía ahora era ponerse a sacar toda la acícula vieja antes de alambrar, primero me entretuve eliminando todas aquellas ramas que consideraba superfluas para el diseño que tenía en mente. Había una gran densidad de ellas, por lo que se imponía una selección. Además así evitaba pelar algunas que luego iban a sobrar ¡ trabajar inútilmente a ninguno nos hace gracia !. El suelo pronto quedó cubierto de pequeñas ramas.



    Con esta operación el pino ya había quedado más despejando, comenzando a aparecer espacios vacíos entre las ramas que se dejaron.


    Ahora sí estaba el árbol preparado para comenzar a sacar la acícula sobrante. Tras recoger del suelo las ramas que se habían eliminado, pronto volvió a cubrirse con un manto de pequeñas y verdes acículas.


    Dispuse un paño sobre la superficie del sustrato para evitar que muchas de ellas callesen sobre él directamente. Este detalle es muy importante ya que, de lo contrario, tendríamos que luego limpiar dicha superficie con la consecuente pérdida de tiempo que ello acarrea.


    Me llevó varias horas arrancar toda la hoja sobrante. A los que se os ocurra la pregunta comentaré que sé que podría haberlas cortado y terminar antes el trabajo, pero me gusta más el resultado que se obtiene arrancándolas, me parece más limpio y "profesional". Tras esta tarea el árbol sí quedó bastante más legero de copa, el viento volvía a colarse entre sus ramas y los rayos de Sol podrían calentar las yemas latentes del interior favoreciendo su brotación.



    A la vista de estas últimas fotografías se justifica un poco el título de esta entrada, parece como si el pino estuviese saludando de forma exagerada a alguien superior. Centrándonos en la última imagen, uno de los detalles que no me gustaban era el hecho de que el lado izquierdo de la copa caía totalmente perpendicularmente al sustrato. Supongo que mucha de la culpa de que el árbol adquiriese esa forma se debió al antiguo tensor, que todavía tenía cuando recibí el ejemplar y del que ya os hablé antes. Y la solución al problema provocado por un tensor sería colocar otro, pero de tal modo que hiciese el efecto contrario al anterior, levantando algo la primera rama, separándola del tronco y rompiendo un poco con ese lado recto y perpendicular de la izquierda.


    El acolchado de las zonas que van a soportar presión siempre se debe tener en cuenta, evitaremos así que se nos clave el alambre y nos provoque la aparición de feas marcas.

    Con sólo este detalle la forma de la copa ya cambió sustancialmente:


    A partir de aquí sólo quedaba meterle horas al alambrado y a la colocación de la ramificación. Este trabajo tenía un día de entrega fijado, por lo que hubo que apurar el tiempo al máximo. Así me vi obligado a trabajar de noche, ya que las horas del día no me llegaban...


...y también bajo la lluvia, contratiempos estos que no asustan en absoluto a la férrea voluntad de un viejo lobo de mar.


    Así, poquito a poco, el trabajo fue avanzando hasta llegar a su casi finalización. Unas tomas nocturnas en el mismo momento de terminar el modelado de la copa, ponen de relieve que el cambio ha sido importante y creo que para bien.



    Al día siguiente tendría lugar la entrega en el domicilio del propietario. Un viaje exprés Galicia - Asturias precedió a dicho momento. Os dejo un pequeño vídeo del instante en el que Yoyo volvía a reencontrarse nuevamente con su pino, esta ha sido su reacción:

video


    Una vez en Asturias tuve ocasión de realizarle una nueva sesión fotográfica, ya de día, y que ahora os muestro.

Lado derecho
Parte trasera
Lado izquierdo
Frente
    Pero el trabajo aún no estaba terminado, ya en casa de Yoyo todavía me entretuve un rato refinando los jines. No tengo fotos de ese momento, pero comparto con vosotros una fotografía que me envió el propietario y en la que se aprecia como quedaron. También se observa como, cumpliendo las instrucciones que le había dado, se cubrió la superficie con una capa de musgo que no sólo tenía un fin estético sino que, dado que se había eliminado una buena capa de tierra superficial, había que proteger de algún modo las raicillas que quedaban a ras de la superficie.


    Creo que el resultado contentó a Yoyo, ¡ de hecho salimos a celebrarlo..y bien !


    La historia de hoy llega a su fin, espero que os haya gustado y entretenido un rato. Nuevas aventuras se intuyen por el horizonte, ¡ no faltéis, el capitán pasa lista !.

    Juan Liñares

41 comentarios:

  1. Muy didáctico el post! me encantan estos antes/después comentados que sirven de experiencia. El pino ha quedado genial, enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anibal, pero fíjate que me da la impresión de que visto en vivo todavía mejora. Bueno, es lo de siempre supongo.

      Un abrazo, gracias por comentar.

      Eliminar
  2. te felicito por tu trabajo.Tendré que ir a verlo en directo. Me alegro mucho de como van mejorando esos árboles del amigo Yoyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángel, creo que ya tardas unj poco en ir a pasar revista al jardín de Yoyo, sobre todo los pinos creo que ya los tenemos encaminados.

      Un abrazo, gracias por la lectura.

      Eliminar
  3. No me extraña el Uauuu de Yoyo, el pino está genial, se ha hecho esperar el post pero ha merecido la pena totalmente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Loli, a Yoyo si no le ha gustado ha disimulado muy bien...pero creo que ese no ha sido el caso.

      Un abrazo, agradezco tu visita.

      Eliminar
  4. Gran trabajo Juan , ha ganado mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Daniel, yo también lo creo.

      Un abrazo, estoy contento de que hayas sacado algo de tiempo para ver el reportaje.

      Eliminar
  5. Bueno.... y yo qué digo sino una vez más GRACIAS. Sé que tienes muchas esperanzas depositadas en este árbol, cara al futuro. Tan solo puedo hacer cuidarlo con todo el esmero y tentarte con otra " fartura " en Tierra Astur no tardando mucho tiempo y que le des un refinadín a las nuevas ramitas.
    Un abrazo, querido capitán y esta arribada me ha hecho muy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro de hacer feliz a la gente, ojalá siempre fuese así de fácil. Yo creo que el ejemplar te puede dar alguna que otra alegría, por eso te encargué que lo mimases, junto con los otros pinos, porque creo que alguno de ellos podría llegar a alguna expo importante. Ya sabes que me dejo tentar fácil, así que tú ceba el anzuelo...¡ a ver si pico !, jajaja

      Un abrazo campeón,. ha sido un auténtico placer modelar este ejemplar.

      Eliminar
  6. que chulada!!!! buen trabajo Juan...
    fue un placer compartir el viaje a Laos contigo y con Ismael, esos buenos ratos no se olvidan ;)

    Por cierto, acuerdate de cambiar la direccion de nuestro Blog, que hace tiempo que no te pasas por alli:
    http://escuelabonsaivalencia.blogspot.com.es/
    En tu lista de Blog, sigues teniendo el viejo, que ya no funciona....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alberto, sí que ha sido un placer compartir con vosotros esos momentos, ya sabes que os tengo un gran aprecio, sobre todo a Pedro y a tí, es es con quienes he coincidido más. También a Javi, que el domingo se unió a nosotros para visitar a David Benavente.

      Tienes razón en lo de que hace algún tiempo que no me paso por el blog, pero es por eso, porque al tener el enlace del viejo no me saltan las nuevas entradas. A ver si lo soluciono.

      Un abrazo, gracias por vuestro cariño y simpatía.

      Eliminar
  7. una estupenda nueva entrada !
    las adversidades climatológicas no paran al buen aficionado......seguro que incluso sueñas bonsai ! jaja.
    la cara de satisfacción de yoyo es genial.....supongo que ahora está disfrutando de su precioso pino.
    ahora el arranque es mucho mejor al estar descubierto.
    muchisimas felicidades a los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, las adversidades climatológicas se aguantaron porque lo que yo en realidad sentía era la presión de tener un día fijado para realizar la entrega y no dar cumplido, jejeje Y sí, a veces, pero muy raras veces sueño cosas que no tienen que ver con el bonsái, jejeje

      Un abrazo, agradezco tu comentario, como siempre.

      Eliminar
  8. Sin palabras, parece otro pino sin lugar a dudas. Un trabajo espectacular, me ha encantado su evolución.

    Enhorabuena a los dos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diario Bonsái, me alegro de que te haya gustado el trabajo y la transformación del ejemplar.

      Un abrazo, gracias por participar

      Eliminar
  9. Buen trabajo Juan, quedó de cine el pino. No me extraña el contento de yoyo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cyd, me alegro de que te haya gustado, pero no te fies ... ¡ es que Yoyo se contenta con bien poca cosa !, jejeje

      Un abrazo, me alegra que te hayas pasado por el blog.

      Eliminar
  10. Todo está dicho por Yoyo en el vídeo, sobretodo por su cara de felicidad. Si bien es cierto que partías de un material muy bueno, el resultado no deja de ser excelente. Enhorabuena por el trabajo y a Yoyo por disfrutarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Martín, mucho ha tenido que ver la calidad del árbol en el resultado final. Poder trabajar con piezas como esta no todos los días es posible, por eso se saborea tanto cuando se presenta la ocasión.

      Un abrazo, gracias por tus palabras.

      Eliminar
  11. Gracias a cuantos me habéis mencionado o felicitado.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades Yoyo...¡ qué faltaba yo !, jajaja

      Un abrazo "apretau"
      .

      Eliminar
  12. Enhora buena Juan, muy buen trabajo y gran responsabilidad trabajar un arbol de otro, en este caso de un amigo, pero no deja de ser por ello una gran resposabilidad, no me cave la menor duda que has puesto mas empeño y dedicacion que si el ejemplar hubiera sido de tu propiedad, de ahi el resultado, no me queda mas que felicitarte.

    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Diego, efectivamente la responsabilidad es mayor cuando el árbol no es tuyo que cuando lo es. De todos modos no te creas que me lanzo a ciegas con los míos, en realidad siempre me lo pienso bastante, a veces incluso cambio varias veces de opinión antes de trabajarlo definitivamente.

      Gracias por participar en el blog, un gran abrazo.

      Eliminar
  13. Muy buen trabajo... sobre todo el de la última fotografía jejejjjjjj... Felicidades también a Yoyo, que ha quedado un pino impresionante!!!
    El reportaje como siempre de diez.
    Un abrazo. César.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo, querido Buxán, que el de la última fotografía ha sido la fase más fácil del trabajo. Lo más difícil...tal vez arrancarle una sonrisa de satisfacción al propietario tras ver de nuevo a su ejemplar después de haber pasado por chapa y pintura. Para llegar a eso hay unas cuantas horas de dedicación y esfuerzo detrás.

      Un abrazo, agradezco tu comentario.

      Eliminar
  14. Da gusto ver que un pino que fue mio esta en las buenas manos de dos buenos colegas. Buen trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David, la verdad es que Yoyo ya me había comentado que este árbol lo consiguió a través de tí, pero no lo he mencionado en el reportaje porque no sabía si sería adecuado. En todo caso creo que lo hemos encaminado bastante bien.

      Un abrazo, gracias por pasarte por el blog.

      Eliminar
  15. Joer que suerte tienes Yoyo, pino de David y trabajado de esta manera por Juan!!!
    Chicos me hubiera gustado más charlar en Alcobendas pero con el peque voy como una moto (ya lo vió Yoyo)... Pero bueno habrá más y podremos conocernos mejor.

    Un saludo!

    PD como siempre Juan un estupendo trabajo y no peor artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda tendremos nuevas ocasiones para charlar, pero te digo una cosa, aunque el niño crezca la sensación de que el tiempo vuela en estos eventos no pasa nunca. Siempre solemos quedarnos con la sensación de haberlo desaprovechado, aunque no sea así.

      Un abrazo, habrá más ocasiones, ya lo verás.

      Eliminar
  16. Buen trabajo Juan, felicidades Yoyo, mira que me suena la celebración a "El Catalin" no sé, no sé ?.....jajajaja un abrazo a los dos, Tiko

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tiko, me ha gustado mucho volver a coincidir contigo en Alcobendas, ha sido un placer.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Pues no, amigo Tiko..... jejejejj Cuando vuelvas por estas tierras ya te llevaré a tomar unas sidras. Te gustará !!!!!

    Un abrazo y cuida a mi paisanina.

    ResponderEliminar
  18. ¡Vaya cambio! Enhorabuena por el trabajo.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jere. un placer verte por aquí.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Me encanta el trabajo. Como profesor no tienes precio, eres un gran divulgador del bonsai. Gracias por las enseñanzas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace mucha ilusión que consideres que soy un gran divulgador del bonsái, eso fue lo que me motivo en su día a crear este blog. Gracias por tus palabras.

      Un abrazo Celio.

      Eliminar
  20. Un reportaje sobresaliente, como siempre, un árbol fantástico, un trabajo impresionante y lo más importante, una pareja de amigos de verdad.
    Un abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues comenzando por lo último, eso es lo mejor de todo. los amigos que haces alrededor de este mundo tan fascinante del bonsái. Yoyo ya hace unos años que irrumpió en mi vida como un huracán...y ha llegado para quedarse. Me alegro de que te haya gustado el reportaje y el resultado final, será más complicado no defraudar la próxima vez.

      Un abrazo y gracias por tus palabras

      Eliminar