sábado, 19 de octubre de 2013

La verdadera historia del "Dromedario"

EL PRIMER ENCUENTRO

    Soplaba fuerte el viento en la cima de aquel monte. Justo al bajar del coche la gorra de uno de mis acompañantes salió volando hasta perderla de vista. Nunca más supimos de ella. Tras abrigarnos adecuadamente y embutirnos el calzado de montaña comenzamos a andar por el camino que nos había llevado hasta aquel recóndito lugar. Apenas una centena de metros más adelante dejé el transitado sendero y me adentré en pleno monte. Decidí dirigirme hacia la derecha, pues el margen izquierdo bajaba hasta el valle y a mí me interesaba prospectar primero la cumbre. No tuve que esperar mucho hasta encontrar la maravilla de la que os voy a hablar hoy. Tal vez fuese este el encuentro más prematuro de cuantos he tenido hasta ahora, tanto fue así que incluso a alguno de mis compañeros no le había dado tiempo ni de poner un pie sobre la vegetación rastrera que cubría el paisaje. ¡ No podía dar crédito !, comencé a dar saltos de alegría y a llamar por mis compañeros:

    - ¡ Aquí, venid aquí, mirad lo que he encontrado !

    Y vinieron. Al ver aquel retorcido pino, con varios quiebros en el tronco que modificaban su dirección, Choumi lo tuvo claro: a partir de ese momento siempre le hemos llamado el "Dromedario". La razón eran las varias jorobas que tiene, aunque pensandolo bien tal vez le hubiese ido mejor el nombre de "Camello", ya que los dromedarios auténticos tienen tan sólo una joroba.

    Las primeras fotos que tengo del árbol no son de ese día, sinó de meses más tarde, cuando regresamos a buscarlo. Era noviembre del 2.006. Así era como nos lo encontramos.




RECUPERANDO EL VIGOR

    Se debería de hacer siempre pero, cuando llega a tus manos una pieza de una cierta calidad, hay que centrarse en lograr que sobreviva y luego, una vez solventado esto, conseguir que se revigorice. No es cuestión de precipitarse, lo primero es siempre la salud del árbol. El tiempo que ha permanecido este pino en proceso derevitalización ha sido de unos tres años, durante los cuales no se le hizo absolutamente nada si no tenemos en cuenta la eliminación de malas hierbas y de alguna acícula vieja que cambiaba de color. Conservo también una foto de esa época, es del 2.008, concretamente de diciembre de ese año.


    Si os preguntaís el porqué de esos trozos de zarza que se ven en la imagen, la respuesta es clara: para evitar que los gatos se afilaran las uñas en el tronco.

    Ya por esa época comencé a madurar la idea de trasplantar el árbol a una maceta de bonsái. Estaba muy bien de vigor y consideré que ya podía soportar esta operación sin demasiado riesgo. Además así aprovechaba para terminar de quitar la tierra de monte que aún conservaba. Para ello elegí una maceta muy sobredimensionada para la planta y lo hice así por dos motivos: por un lado no quería aún reducir el cepellón y por otro podía seguir manteniendo una raíz gruesa que todavía estaba alimentando al ejemplar de forma importante. Así que en febrero del 2.009 estrenó su primera maceta de cerámica.


    Como podéis observar había una gran cantidad de ramas muertas o recortadas, lo que daba pie a que hubiese material suficiente para crear jines hasta aburrir. Os muestro más en detalle la base.


COMIENZO DE LA FORMACIÓN

    Conforme tuve la precaución de fotografíar al ejemplar incluso antes de llegar a casa, he de confesar que no guardo ninguna fotografía del desarrollo de su primer modelado. No sé como pudo haber pasado, pero la verdad es que cuando me puse a trabajarlo no caí en la cuenta de que no estaba registrando graficamente dicho proceso. Tanto es así que las siguientes imágenes de las que dispongo datan ya de casi tres años más tarde. Estaba casi llegando a su fin el 2.011 y el pino presentaba el aspecto que ahora os muestro. Se le había dado su primer diseño a principios de ese año y ya mostraba un cierto desorden, rafia desgastada, etc.





    Una buena muestra de que el pino goza de vigor es fijarse bien en el aspecto de su follaje.


    En esta época se procedió a eliminar la acícula vieja, desalambrar y sacar la vieja rafia que ya había cumplido su función. El aspecto del árbol después de esto era este que sigue:


    En un principio me pareció adecuado dejar esa rama colgante que prolongaba la copa hacia abajo. Pero en un posterior análisis me comencé a replantear sobre la idoneidad o no de mantenerla.


 Le veía varios defectos que no me terminaban de convencer. Uno de ellos era que tenía un tramo demasiado largo sin vegetación. Además se había clavado bastante el alambre y, tras sacarlo, no era capaz de mantener la posición que tenía en mente. Es cierto que podría volverla a alambrar y esperar a que fijase la posición, pero llegué al convencimiento de que podría eliminarse sin grave perjuicio para su diseño final. Para tener una visión más clara tapé la rama, esperaba que esto me ayudase a decidirme.


    Y lo hizo...



    La verdad es que muchas veces nos frena el sentimiento de pena a la hora de podar. Nos entristece tener que cortar una rama ya medio formada y de un gran peso visual en el conjunto, pero en algo tenemos que demostrar que somos seres racionales. A veces no queda otra que dejarse llevar por la razón.


    Naturalmente, como se suele estilar en los pinos, dejé un largo trozo de rama para transformar en jin.


    Por el lado contrario del tronco la herida se prolongó a modo de pequeño shari.

    
    Y ahora era cuando había que pensar soluciones para volver a ocupar el espacio dejado por la rama eliminada. Quería tirar de la copa más hacia el tronco, para lo que coloqué un tornillo en el mismo.



    Para proteger ramas es muy útil la utilización de pequeños trozos de manguera vieja.


    Para poder ser usados hay que abrirlos longitudinalmente.


    Se coloca sobre la rama en la que queremos colocar el tensor...


...y si no llega con un trozo se colocan dos.


    A continuación se coloca el alambre bien ajustado. Por cierto, en esta imagen que sigue, fijaos como exuda resina el jin recién creado con los restos de la rama que ha sido podada...


    ...se ancla al tornillo...


...y con la ayuda de un gato se comienza a acercar la copa al tronco.


    Poco a poco la copa se va moviendo.


    Y cuando quito el gato la aproximación se hace mucho más evidente.


    Con esta toma del alambre, se puede uno hacer idea de todo lo que se ha llegado a mover la copa.


    Sin embargo el ápice del árbol todavía permanece alejado del tronco.


    Así que tiro otro tensor y lo anclo al jin recién creado.


    Con estas modificaciones las ramas han perdido su colocación, se hace pues necesario volverlas a situar correctamente. Tras esta operación este es el aspecto de la copa.


    Tras la nueva colocación me doy cuenta de que hay otra rama que no me termina de encajar. También es demasiado larga y con la vegetación concentrada en la punta.


    Corto nuevamente dejando otro trozo largo.


    Tras la transformación.


    Y el segundo modelado, a groso modo, queda como os muestro ahora.


    Esta es la raíz de la que os hablaba casi al comienzo de la entrada.


    Le he tratado de trabajar algo la madera muerta, aunque en realidad mis planes para ella sean la de la reducción drástica. Sin embargo, de este modo, y aunque sea de forma provisional, queda más natural.
  

    Pasa otro año y el árbol ha ganado mucha densidad, ha sido bien alimentado y en consecuencia el vigor está fuera de toda duda.


    Algunos de los alambres se comenzaban a clavar.


    En ese momento se desalambró y se volvió a alambrar. Era marzo de este año 2.013.


EL ÚLTIMO TRABAJO HASTA AHORA

    En agosto se volvía a mostrar lozano, la nueva temorada de crecimiento también le había sentado bien.


    Se ha vuelto a desalambrar y en septiembre se le ha sacado la aguja vieja. Este es un árbol que se caracteriza por tener una importante cantidad de jines. Hasta ahora no los había tratado nunca, preferí que el transcurso del tiempo les diese algo de carácter. Ahora había llegado la hora de comenzar a prestarles atención. Comienzo por humedecer todas las zonas de madera.


    Una vez bien mojada la madera suelta mejor la suciedad tras un ligero cepillado. A continuación se le da una mano de líquido de jin para protegerlos. Una vez seco el resultado es más que evidente, destancando como nunca lo habían hecho hasta ahora.

  


    Algunos conocidos me han sugerido la eliminación de algunos jines, pero a mí me gusta el aspecto tan agreste que proporcionan al pino.

    La corteza tiene zonas muy buenas, como estas láminas sobreexpuestas que ahora os muestro.


    Se realiza nuevamente un nuevo modelado del árbol. En este caso trato de lograr una definición mucho más marcada. Estos son algunas de las masas de verde.



    Ahora os muestro una imágen de las jorobas de este árbol, responsables en su día de su "bautismo".


    Por fin termino con las imágenes más actuales de este singular pino. El trabajo se ha terminado este pasado mes de septiembre. Comienzo por mostraros el lado derecho.


    El lateral izquierdo:


    Este es el dorso.


    y finalmente os muestro el frente.


    Hasta aquí la megaentrada de hoy, espero que os haya gustado. soy consciente de que al árbol le falta aún bastante para llegar a su madurez, pero su futuro creo que está encarrilado. Ahora sólo falta esmerar el cultivo y continuar desarrollando el modelado.

    Espero contar con vosotros en la siguiente marea, el trabajo es mucho y se agradecen todas las manos para tirar de las redes del bonsái. Espero que nunca os canséis de estar ahí, del otro lado de la pantalla.

    Juan Liñares

82 comentarios:

  1. capitan,has conseguido con pacieza,trabajo y mano firme armonizar ese verde a un tronco con tantísima personalidad.
    un trabajo duro conseguir esa coherencia,y sabiendo que le queda camino hasta llevarlo a donde quieres,los cimientos son firmes y solo falta que el tiempo y tus cuidados completen su travesia
    como siempre gracias por el tiempo y el esfuerzo que te tomas en enseñarnos el camino
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no era fácil el árbol, aunque yo lo tuve bastante claro desde el principio. Una de las cosas que más me gusta de esta planta es que conserva, a través de sus jines, un poco del aire agreste que tenía orifinalmente.

      Gracias a tí por seguirme, es un placer escribir si sabes que hay personas a las que les interesa lo que haces.

      Un abrazo, me encanta que te pases por este blog.

      Eliminar
  2. Otra vez, un gran trabajo, la suerte se ha querido que encontrases con esa maravilla, árbol con mucho movimiento buena corteza y un gran futuro, una de las mejores piezas que se dejan ver por tu jardín, con el paso del tiempo tu buen hacer y la desinteresada ayuda de algún incauto que se deja caer por ahí, al árbol tiene un gran futuro, Juan cuenta con todas las manos necesarias, para seguir remando en la dirección correcta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos, la verdad es que siempre agradezco esa ayuda que me ofreceis desinteresadamente. Hay mucho trabajo que hacer para mantener los árboles mínimamente a raya y si te ofrecen ayuda no la puedes rechazar. Espero que el árbol siga navegando en la dirección correcta y que algún día lo veamos enmacetado en la maceta que le corresponde y con un diseño más maduro.

      Un abrazo y gracias por esas manos.

      Eliminar
  3. madre mia de mi alma... primero un material de primera calidad y segundo unas manos hábiles que junto con un cultivo harán de esta pieza un árbol a recordar.

    Ya te digo Juan que espero poder verlo en Alcobendas (o similares) y decirle a algún conocido, mira el pino de Juan Liñares, que pasada! eh?

    por último siendo sinceros yo si que aligeraba jines. Lo que demuestra que has echo un gran trabajo!

    Un abrazo!

    PD cuando he visto este árbol me recuerda a uno que cogí este año en la serie yamadori de las alturas... así que este post me ha venido de perlas para ir tomando ideas ya que el mío es similar, achatado, curvas abrubtas, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola AM, ante todo quiero agradecer tus palabras, ya sabéis que suponen mucho para mí, un simple aficionado.

      He estado volviendo a mirar las fotos de tus pinos. Ya las había visto, pero no me acordaba muy bien de como eran. Tienes dos piezas muy buenas para trabajar y lograr buenos resultados. Quizás sobre el que tu comentas no se parezca tanto a este, pero lo que es innegable es que no le falta tampoco personalidad. Darán unas piezas magníficas, ya lo verás. No suelo ser amigo de dar consejos sin que me los pidan, pero tómate tu tiempo, respeta los ritmos de los árboles y no ciagas en la tentación de quererlos trabajar antes de tiempo. Ya sabes que en el bonsái el paso del tiempo es una herramienta más, tal vez la más importante.

      Al dejar tu comentario también me ha venido otra cosa a la cabeza y es sobre el concurso de prebonsái de Griñon. Creo que este ejemplar podría estar ahí ¿no?

      Eliminar
    2. Desde luego q si... y viendo la calidad y el trabajo realizado seria un digno ganador!

      Por los plazos no te preocupes... siempre antes de modelar un arbol aseguro su vigor. Pero el diseño con papel y lapiz hay que empezarlo ya para tener las ideas bien claras. Maxime cuando se usa la sierra!

      Un abrazo y si te animas a venir a griñon.... avisame y vamos hablando

      Eliminar
    3. Gracias AM por la invitación, desde luego si voy ya me pondré en contacto contigo, aunque de momento no va a poder ser. Ando bastante liado últimamente, pero se agradece.

      Un abrazo de nuevo.

      Eliminar
  4. Interesante árbol este sin duda. Creo que se podría definir como un pino con mucha personalidad. Sé que le dedicarás un cuidado especial, pues navegará por alguno que otro de los mares del bonsái.

    Un abrazo, capitán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo creo, querido Yoyo, que si hay algo que defina a este pino es su personalidad. Me gustan estos árboles, dífíciles, con carácter, complicados a la hora de diseñar, pero que suponen un reto importante para el aficionado. Son el tipo de árboles que, si se han sabido trabajar, causan luego mayores reacciones de admiración entre quienes los contemplan.

      Que no te quepa la menor duda de que le dedicaré un cuidado muy especial, de hecho ya lo estoy haciendo. Todavía recuerdo que, cuando visitaste mi jardín, incluso a Feli no le pasó desapercibido. Por algo será.

      Un abrazo campeón, pronto nos veremos en persona, ya me tarda.

      Eliminar
  5. Magnífica presentación y magnífico trabajo en un mu buen material.
    La verdad es que en directo aún impresiona más pues es un ejempla bastante grande.
    Gracias por esta buenísima singladura y hasta pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú también lo has visto Ángel, cuando te has pasado a visitarme lo tenía recién limpio de acícula vieja y desalambrado. Te comenté entonces que en breve me pondría con su nuevo alambrado y definición. Pues aquí está el resultado, me alegro de que te haya gustado.

      Un abrazo y gracias por dejar tu comentario. Como también le comenté a Yoyo, pronto nos veremos nuevamente.

      Eliminar
  6. Una entrada magistral, asi da gusto, todo perfectamente explicado acompañado de unas fotos perfectas para ver los detalles que cuentas. El pino me encanta, tiene mucha personalidad y tantos jines contribuyen a ella, aunque quizás si le sobra alguno. Ahora a seguir con el cultivo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Loli gracias por tus palabras, de esllas soy capaz de sacar la conclusión de que sabes reconocer el esfuerzo y dedicación que supone crear entradas así. Para el que las hace es un gran estímulo que esta labor no pase desapercibida, pues de lo contrario optaría por otro tipo de publicaciones o, simplemente, no publicaría nada.

      Efectivamente el pino tiene mucho carácter, yo pienso que en parte logrado por la presencia de esos jines tan numerosos. Se podría "domesticar" un poco más a la planta eliminando parte de ellos, pero es que personalmente, en esta pieza, me gusta, quiero, que conserve ese carácter agreste que todavía emana. Puede que sea cuestión de gustos, no lo niego, pero para mí contribuyen a que el pino sea todavía un poco más especial.

      Un abrazo, ya tengo ganas de coincidir por tierras astures. Habrá que echar alguna parrafada larga.

      Eliminar
  7. Muy buen trabajo Juan, en vivo tiene que ser la releche.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Luís. Efectivamente en vivo todavía impacta más, ese tronco tan característico no pasa desapercibido y el ojo termina por posarse sobre él.

      Un abrazo, es un placer el que hayas dejado tu comentario, lo agradezco de verdad.

      Eliminar
  8. Creo que va ganando muchísimo,guapo,guapo, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego ganar no sé si ha ganado, pero cambiar ha cambiado y mucho desde su encuentro en la Naturaleza hasta el día de hoy.

      Un abrazo, gracias por participar activamente en este blog al dejar tu comentario.

      Eliminar
  9. Buen trabajo Juan, felicidades.
    Solo varíaria las distribución del verde. Creo que se ve demasiado homogenea, trataría de crear algunos espacios vaciós.Pero bueno es cosa de gusto personal, el arbol es tuyo ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad la copa, como bien sabes, está a medio hacer y seguramente sufra algunos cambios hasta alcanzar su madurez. Siempre caen algunas ramas, otras se dividen, se crean nuevas, etc. De todos modos los espacios existen, lo que puede suceder es que algunas nubes de follaje, que en directo se ven perfectamente separados, en la fotografía se vean superpuestas, dando la sensación de que son más grandes de lo que en realidad son.

      Un abrazo, agradezco siempre tu acertado comentario.

      Eliminar
  10. Magnifico trabajo, gracias por publicarlo, espero verlo pronto expuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Pablo, la verdad es que pronto, lo que se dice pronto, no creo que lo veas. Han de pasar aun unos añitos. De hecho no tengo pensado trasplantarlo hasta el 2.015 a una maceta menor, que no tiene aún porqué ser la definitiva, todo dependerá de lo que permita la raíz.

      Un abrazo, gracias por opinar.

      Eliminar
  11. Es leer este post tuyo, Juan, y aflorarme una sonrisa a los labios.
    Es lo que tiene el salir a la búsqueda del yamadori perfecto (que no en búsqueda de la tormenta perfecta por aquello de los símiles náuticos), la capacidad de que, si la búsqueda es grata, nos emocione cual niños independientemente del resultado.

    "¡No podía dar crédito!. Comencé a dar saltitos de alegría"...

    Y me asoma una sonrisa de alegría por ti, por haber encontrado tamaña pieza y por poder seguir emocionándote con la búsqueda siempre incesante...del yamadori perfecto.

    En cierta ocasión me comentabas que en toda una vida de búsqueda era bastante probable que únicamente encontrásemos una o dos piezas dignas de ser expuestas en congresos nacionales o internaciones (no lo recuerdo bien); pues bien, esta es una de esas que aunque, si bien y como ya comentas todavía no está terminada y que le todavía le falta aún por madurar, no será de extrañar verla algún día expuesta en una expo realmente importante tipo Alcobendas o quién sabe si más allá...allende las fronteras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sabes bien la emoción que te invade cuando encuentras una buena pieza, porque también la has experimentado en alguna ocasión. Es algo que te invade y que de repente despierta tu mundo onírico, haciéndote soñar en un futuro brillante, generalmente mucho más que lo que luego somos capaces de darle.

      No me hagas mucho caso si me escuchas alguna afirmación tan categórica como la que comentas. Reconozco que tal vez estuviese equivocado y que algunas piezas más de las que te dije sí se pueden conseguir. De hecho todos lo intentamos...incluso tú.

      Un abrazo, a ver cuando nos vemos.

      Eliminar
  12. Por cierto, propongo llamarle el jorobado puesto que jorobas tiene y porque precisamente jorobado es como se queda uno al saber que no es de uno sino de otro el presente ejemplar, jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema, querido Alberto, es que ya es conocido por el "Dromedario" por demasiada gente. Esto no es como cuando haces la Confirmación, que te puedes cambiar el nombre, jejeje

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Magnífico post, todo un derroche fotográfico y literario, menudo pinito y encima cerquita del camino. Un abrqzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Keisha, la verdad es que el hecho de que estuviese cerquita del camino se agradeció y mucho. El cepellón pesaba de mil demonios y de no haber sido así hubiera tenido ciertas dificultades...¡aunque allí no iba a quedar!

      Un abrazo, agradezco tu seguimiento.

      Eliminar
  14. No me extraña que saltaras de alegría. Eso de bajar del coche y encontrarte un ejemplar así es como llegar y besar al santo.
    Excelente trabajo a lo largo de estos años y el diseño final ha quedado precioso.
    Espero verlo algún día en vivo y en directo.
    Un saludo Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O lo que es lo mismo "bajar y besar el pino", jajaja, sí que he tenido suerte, sí. Jamás había tardado tan poco tiempo en encontrar "mi" árbol de ese día. Tampoco me ha vuelto a suceder después.

      En el futuro espero que lo puedas ver Jose, pero para ello habrán tenido que pasar unos cuantos años...o pasarte por mi jardín.

      Un abrazo, celebro que te haya gustado la pieza.

      Eliminar
  15. ole y ole.......otra entrada para deleitarse.
    encuentro acertadísima la decisión de cortarle esa rama baja.
    en una ocasión no hace mucho te comenté que al primer golpe de vista me recordaba un buitre a la espera.....sigo firme en ello, y es quizás por eso, que yo no lo aligeraría de jin, éstos le añaden dramatismo y acompañan la imagen del árbol.

    gracias por la profusión de fotos, cada día mejores, y por todos los detalles explicando el trabajo.
    disfruta de su andadura en tu jardín, es muy peculiar.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí esa rama sobraba, pero ya comenté que me daba cierta pena eliminarla, por eso tuve cierta reticencia y probé antes tapándola. Finalmente me decidí.

      Al fín alguien que concuerda conmigo en la conveniencia de conservar los jines, a mí me gustan, pero evidentemente también respeto la opinión de los que me dicen que sobran algunos.

      Me alegro de que te haya gustado no sólo el árbol, sinó también la entrada. Por supuesto que disfrutaré de su evolución en mi jardín, al cual estás invitada a visitar cuando te coincida visitar este rincón del noroeste.

      Un abrazo, gracias por tu positivo comentario.

      Eliminar
  16. Un hallazgo de esos de una vez en la vida... Difícil armonizar ese tronco con tanto carácter con la copa, pero lo estás consiguiendo de una manera magistral. En unos años será otra gran pieza de exposición.
    Enhorabuena por este magnífico ejemplar y por tu participación en Avilés, merecidísima, por descontado.
    Un abrazo, amigo. César.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, veo que las noticias vuelan, gracias Buxán, me ha alegrado muchísimo que me hayan seleccionado un par de piezas.

      Ciertamente el tronco es díficil a la hora de pensar en un diseño coherente y a la vez equilibrado. Espero estar en el buen camino.

      Un abrazo desde el ayuntamiento vecino.

      Eliminar
  17. Hola otra vez, yo lo llamaría el "Dromedario", ,dudo que a Choumi le moleste un cambio tan lógico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, "Dromedario" es como se llama ya.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Muy bien, emocionante e instructivo, el arbol una belleza trasladada desde tu mente. muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí es verdad, mira. La verdad es que el diseño final ha salido totalmente de mi mente desde su inicio...y no era fácil ¡eh!, que a mis compañeros les gustaba el árbol, pero ver un modelado claro en él eso ya era harina de otro costal.

      Un abrazo, gracias por leerme.

      Eliminar
  19. Ese Pino es muy bueno, ese Pino es muy bueno... creo que me estoy repitiendo... pero es que ese Pino es muy bueno. Con piezas así da gusto ver pasar el tiempo, pues como los buenos vinos y con un poco de cuidado, solo hacen que mejorar. Por cierto? te he dicho que ese Pino es muy bueno... :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Fran, sí me lo has dicho, me ha quedado claro. Y sí, es cierto, con piezas así da gusto trabajar y no te importa ver pasar el tiempo ya que no hace otra cosa que mejorarlo, al contrario que a nosotros.

      Un abrazo, me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  20. Buen trabajo Capitán. El árbol es impresionante. Has conseguido una pieza de primera, será una pieza digna de ver en cualquier exposición que antes han comentado, espero estar para verlo en directo.
    Esperamos otra marea, estaremos remando a ambos lados de la pantalla, siempre es un placer.
    Un abrazo.
    Abril.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Abril, ya sabes que tienes las puertas abiertas siempre que desees pasarte para contemplar no sólo este pino, sinó cualquier otra pieza de mi colección. Incluso agradezco esa ayuda desinteresada que en alguna ocasión me has brindado.

      Un abrazo, ya sabes como localizarme.

      Eliminar
  21. Me gusta mucho Juan, como ha comentado alguien estos troncos con tanto movimiento y personalidad son complicados y muy exigentes, y lo has dejado muy bien encaminado. Lo único es que me uno a aquellos que te han pedido eliminar algún jin, para mi gusto son demasiado finos y muy abajo en el tronco, algo que en la naturaleza es difícil de ver porque probablemente se acaben perdiendo por su fragilidad. Pero vamos, ya has dicho que te gustan y el árbol es tuyo!
    Gracias por enseñarnos con tu trabajo y un saludo.

    David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras David, las agradezco de verdad. En cuanto a los jines ya he dicho que a mí me gustan y es que a mí me van los árboles con algo especial, los algo raros, los que se salen de lo normal. Para mí es un añadido positivo no un lastre la presencia de esos jines. Es cierto que en la Naturaleza no durarían mucho ¿pero quién dijo que en bonsái lo vayan a hacer? Mientras tanto los disfruto.

      Un abrazo, gracias por pasarte por mi blog, que ahora ya es un poco de todos vosotros.

      Eliminar
  22. Hola Liñares…!!!

    Desde luego otra entrada muy currada como no podía ser de otra manera en ti. Aunque te den su trabajito, espero que por otro lado disfrutes tanto creándolas como nosotros leyéndolas… Como todo lo que se hace con pasión. El bonsái va más allá retorcer árboles. Se trata de compartir, de contar de opinar constructivamente… y tú esos campos se ve que los cultivas muy bien.


    Cuando uno se toma las molestias de hacer estos “reportajes” tan didácticos para los demás, supongo que también espera que el que lo haya leído y disfrutado comente las sensaciones, dudas y sugerencias que le han “brotado” al leerlo.
    Yo que te agradezco y reconozco ese trabajito. Aunque sabes que no tengo idea de bonsáis, te diré que se nota mucho tus años en el mundillo, para poder ver más allá a la hora de tener un árbol delante. Si yo me tropiezo con esa “maraña” de pino, aunque fuera capaz de que sobreviviese en una maceta nunca lo cogería, dado que no vería posibilidades de crear algo que mereciese la pena a partir de él.


    Muchas zenquius


    Parabéns

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que me voy a repetir más que la cebolla Manu, pero es que las palabras que me dedicas suponen un aliciente para continuar con esta labor. Jamás creía tener dotes docentes, de hecho no las tengo. Pero con el bonsái es otra cosa, me encanta compartir, enseñar, mostrar y que me muestren, comentar y, en definitiva, vivir un montón de buenos momentos compartiendos con personas que tienen mis mismas inquietudes.

      Después de tantos años malo si no se nota un poco la veteranía, al menos en eso me quedo tranquilo. El tiempo te da ese poso de serenidad que te hace estar seguro de lo que haces, lo cual no ocurre cuando llevas poco en esto.

      Si alguna vez te encuentras con un "Dromedario" y no sabes como "domesticarlo" no dudes en pedir ayuda, hacerlo es otra forma de saber que hacer con él.

      Un abrazo y muchísimas gracias por esos ánimos y aliento que me transmites en tus frases, es un gustazo tener la seguridad de que se valora el trabajo que uno hace y lo que anima a continuar en la becha. Gracias de nuevo, sinceramente.

      Eliminar
  23. Para mi lo mejor de todo es que al árbol se le ve solera. Se nota que los años han pasado por él, y eso no es fácil se conseguir.
    Buen trabajo, como siempre y solo falta el beduino.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A excepción de la copa, que todavía se vé joven y debe madurar, el resto del árbol transmite sensación de solera y vejez, como bien afirmas. Cuando esa copa inmadura logre la necesaria conjunción con el tronco, el camino no habrá finalizado, pero estará cerca.

      Al beduino hay que buscarlo, yo no monto camélidos, jajaja

      Un abrazo para Canarias desde este viejo rincón de raíces celtas.

      Eliminar
  24. Buen material, el pino tiene unos detalles muy buenos. Espero verlo en unos años ya en su maceta definitiva.

    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo espero también que lo veas Carlos, tanto sea en tu tierra como en la mía. Si coincidimos en esta circunstancia seguramente compartamos charla y cañitas hablando de su historia evolución y futuro. Ojalá lo veamos por ambas partes.

      Un abrazo, agradezco tu seguimeitno siempre fiel, ya sabes que se te aprecia por estas tierras galaicas.

      Eliminar
  25. Solo con ver la cantidad de comentarios de esta entrada y la calidad de estos ya lo dicen todo. Un pino acojonante al que estoy seguro que sabrás sacarle lo mejor y una vez el verde vaya madurando esta pieza ganará, aun si cabe, más nivel.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Marc, la verdad es que me está sobrecogiendo un poco la gran cantidad de comentarios que ha generado esta entrada. Sólo espero que sea debido a que ha gustado, que supongo que sí. El pino espero llevarlo a buen puerto pues se lo merece. No quiero meter la pata con él, prefiero ir remando despacio que poner el motro fuera borda para terminar estrellándome contra la primera batea que encuentre. ¡Vaya simil me ha salido!, jajaja

      Un abrazo, gracias por dar tu opinión.

      Eliminar
  26. Gran pino!!,... es uno de esos que me pasaría horas observando.
    Tiene algo..., supongo que será un conjunto de cosas que hacen que me atraiga mucho.
    Enhorabuena y que lo disfrutes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jordi. Yo pienso que cuando un árbol nos atrae mucho es porque todo él está cargado de motivos para hacerlo. Si sólo nos gusta una parte de la planta, ya no es tan bueno.

      Espero verte pronto, creo que vas a la Niemeyer ¿no?

      Un abrazo y gracias por participar de este invento.

      Eliminar
    2. Al final no vamos a poder ir a la Niemeyer :( ... y no es por ganas!
      Pero seguro que en algún evento nos veremos
      Abrazos

      Eliminar
    3. Vaya Jordi, pues daba por hecho que sí vendrías, no sé donde lo había leído.

      Un abrazo, tarde o temprano seguro que coincidiremos en algún momento.

      Eliminar
  27. Una magnífica evolución y un magnífico reportaje. Da gusto aprender de los que saben. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchísimas gracias Quico, me agrada que pienses así. Ahora lo malo es mantener el listón alto, que no siempre hay material de la misma calidad para hacerlo.

      Un abrazo, gracias por tus palabras.

      Eliminar
  28. Hola capitán; si es que hay encontronazos que queremos que nos dure toda la vida, y este es uno de ellos.... que maravilla de árbol, y que buen camino estas haciendo, como se nota que sabes sentir los tiempos de cada árbol, como bien dices una premisa en Bonsai.
    A mí particularmente me gustan los jines que tiene el árbol, como dice un amigo mío... los árboles tienen memoria, y esos jines le dan la naturalidad de donde viene ese pino. Pero ten cuidado porque estoy seguro que ese pino estará en alguna exposición importante, y algunos de tus amigos seguidores que dice que le sobran, igual les quitan algunos..jeje

    Bromas aparte me parece un pino de los que sanan al contemplarlo.
    Un abrazo y estoy seguro que lo disfrutaras mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buah Luís, vaya perla me has dejado": "un pino de los que sanan al contemplarlo". Cuanta verdad encierran esas palabras y no lo digo sólo por este pino, sinó por el profundo sentimiento de emoción que se experimenta cuando se está frente a una gran obra. El mero hecho de poder disfrutar de la contemplación de la misma, aunque sea brevemente, nos traslada a un estado espiritual superior. Gracias por entederlo de este modo.

      Un abrazo, iré con la vara de avellano y al que le toque un jin ¡ zaca, se queda sin dedos !, jajaja

      Eliminar
  29. un pino muy original y con detalles de mucha calidad. Me gusta mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos, celebro que te guste. Cuando te topas con un material así, la originalidad viene de serie, otra cosa es que pueda gustar o no. En ocasiones me he encontrado con cosas muy "originales" creadas por la Naturaleza, pero feas como ellas solas, no es fácil ver belleza en lo grotesco.

      Un abrazo, me alegro de que te hayas pasado por el blog

      Eliminar
  30. Buenas Juan
    Leí la entrada el mismo día que la subiste, pero no he tenido tiempo para comentarla.
    Lo primero de todo, ¡enhorabuena!, un pino raro y difícil, de los que no dejan a uno indiferente.
    A mi gusto, dejaría todos los jines, el primer tramo del tronco es algo soso si lo comparas con el resto, cosa que disimulas bastante bien con los jines. Lo demás es espectacular. El diseño, acertado, viendo lo que es el tronco, me parece que ese estilo inclinado le va que ni pintado. Pero (igual aquí me crujís todos, jaja), no sé por qué, no me gusta como queda el verde. Igual es el tema de la foto, pero me parece que la copa tiene forma de hongo. Claro está, el árbol no está terminado y llevas poco tiempo con él, así que hablar así son suposiciones... Seguramente verlo en directo cambia la forma y no se aprecia así. De todas formas, chapeau, por el tesoro encontrado, la paciencia (con una pieza así es muy difícil aguantarse) y el gran trabajo publicado, tanto por la cantidad como por la calidad de las fotos y las explicaciones.
    Saludos y espero encontrarme con este árbol en alguna exposición!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes por discrepar Marcos, a mí no me parece mal siempre y cuando se haga desde el respeto, como tú has hecho. A mí no me parece que la copa tenga forma de hongo, pero también te digo que es la parte que más va a cambiar del pino, no en vano es la más joven. Al cabo de los años seguro que tendrá una forma algo diferente de la actual.

      Un abrazo y gracias por los elogios, a ver si es verdad y coincidimos en alguna expo en la que encima esté presente esta pieza.

      Eliminar
    2. Buenas Juan
      Me alegro que no te lo hayas tomado a mal. Volviéndolo a mirar, yo creo que es la sensación que me transmite la copa, lo que me sugiere. Realmente no tiene forma de hongo o de seta, pero tampoco encontraba mejor palabra para describirlo. Creo que la copa me transmite sensación de tristeza. No me refiero a que el árbol esté débil, es que me parece que el árbol está "durmiéndose" (ya sé que los árboles no tienen ojos ni ganas de dormir...). Tampoco es porque los brotes estén orientados hacia abajo (que están perfectamente orientados al sol), así que creo que será simplemente mi mente que me equivoca.
      Este año voy a la Niemeyer, el sábado. Ojalá podamos conocernos.
      Saludos

      Eliminar
    3. Pues yo también iré Marcos, en realidad andaré por allí desde el viernes hasta el domingo a última hora. ¡Es lo que tiene querer exponer, hay que sacrificarse! A ver si coincidimos...y nos reconocemos, jajaja

      Un abrazo

      Eliminar
  31. Gran entrada Juan, como siempre con un gran trabajo didáctico y gráfico, que es de agradecer y además ¡GRATIS!, agradezco enormenmente tu esfuerzo para que esta afición mejore desde la base...
    Aunque conozco personalmente la pieza y siempre me ha gustado estoy deseando verla tras este último trabajo y seguro que será pronto, (ya pronto vuelvo a ser dueño de mi tiempo ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Ago, ya sabes que puedes venir siempre que quieras, espero que escampe algo estos días para poder continuar con los trabajos de temporada. Me alegro de que puedas volver a ser dueño de tu tiempo, sobre todo si es por bien, que si no...

      Un abrazo, cuento con tu visita.

      Eliminar
  32. Llego un poco tarde a comentar Juan, pero es que quería leermelo bien y deleitarme con los detalles fotográficos y del relato.
    El pino es excelente por original y agreste como bien dices, pero por como has explicado su evolución, hace que sea mucho más especial.
    Enhorabuena por el reportaje y por tu dedicación al blog.Es un gusto leerte
    Y por supuesto, enhorabuena por el árbol.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el momento mismo en que lo ví por primera vez supe que se trataba de una pieza muy especial, diferente a otros. Tengo debilidad por este tipo de árboles que se salen un poco de "lo normal". De todos modos también me he encontrado, a veces, cosas francamente grotescas creadas por la Nauraleza, que difícilmente se podrían aprovechar para crear un buen bonsái. En este caso me pareció que sí y a los demás, al menos teniendo en cuenta los comentarios que se han publicado a raíz de esta entrada, parece que también.

      En verdad el blog necesita un gran tiempo de dedicación, que no tengo inconveniente en invertir, pero a lo que también me ayuda mi actual situación laboral. En otros momentos no podría llevarlo de este modo y tal vez, en el futuro, tapoco lo pueda hacer. En todo caso ya veremos.

      Un abrazo y gracias por manifestar tu opinión, nunca es tarde si la aportación es constructiva.

      Eliminar
  33. Yo también llego tarde pero es que no he podido hacerlo antes. Nada nuevo que añadir, otro trabajo perfecto, muy bien explicado, de forma muy didáctica... Hasta las jorobas parecen reales. Felicidades por el trabajo y muchas gracias por explicarlo así de bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes por llegar tarde Ishi, lo que importa es que te lo hayas pasado bien leyendo la entrada. En cuanto a si el árbol es mejor o peor, aparte de ir por gustos, no siempre se pueden sacar de la chistera historias que atraigan la atención de tantos aficionados.

      Un abrazo y gracias por pasarte, es importante para el que suscribe.

      Eliminar
  34. Hola Juan, excepcional articulo en todos los sentidos, no es necesario decir nada mas, ya lo has hecho tu y el resto de los compañeros.
    Pero tras leer este largo y super documentado articulo, si que quería hacer una reflexión en voz alta...Ya hace bastante tiempo que estoy suscrito a varias revistas, recientemente me he suscrito también a Bonsai Focus, pero creo que en breve voy a cancelar la subscripción a todas ellas.
    Creo que no vale la pena pagar por leer artículos, la mayoría de ellos mediocres, y en muchos casos muy mal traducidos, llena de publicidad y de explicaciones con dibujitos que parecen hechos para niños o incluso hechos por niños.
    Hecho de menos una revista que incluya artículos como este, o como otros trabajos que suelen poner compañeros que aquí han escrito comentarios.
    En fin, sigue así Capitán y a ver si nos vemos por Asturias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Aaaaaaah, pues si vienes sí que podemos vernos! Tengo entendido que venís varios de la Escuela Valenciana ¿no?, ya habíamos coincidido en Alcobendas, al menos con algunos. Si lleváis el "uniforme" será más fácil reconoceros.

      Un abrazo, a ver si es verdad y nos encontramos. Gracias por los halagos, yo ya manifesté que creía que la decadencia de las revistas de bonsái está, bajo mi punto de vista, relacionada con la cantidad de buenos blogs y artículos que se están publicando hoy en día. Además los sentimos como más cercanos y el hecho de poder interactuar con sus autores, como estamos haciendo ahora mismo, abre un montón de posibilidades que no ofrecen los artículos de revistas traducidas de Japón. Claro que ellos están muy por delante de nosotros en esta materia...¡pero que no se duerman!, jejeje.

      Eliminar
    2. Conste que fui yo el que desde el momento de su descubrimiento, dije que parecía un camello por sus dos jorobas y alguien me corrigiò diciendo que dos jorobas corresponden a los dromedarios. Pues bien, a este respecto he de aclarar que es una idea errónea pero muy difundida.El camello esoriginal de los desiertos de Asia Central y se caracteriza por tener dos jorobas en lugar de una que es el caso del dromedario; esto lo he aprendido en mis multiples desplazamientos por esos parajes desiertos a lomos de estos animales, je, je.. En todo caso ha sido un placer indescirtible el haber participado en la recuperación de este ¿ dromedario o camello?..?????? Un abrazo

      Eliminar
    3. Querido Jose, ya sabes que tú también formas parte de la historia de este árbol, no en vano estuviste presente en el descubrimiento y recolección. Todavía me acuerdo de aquella visera de plástico que te llevó el viento y nunca más se supo de ella.

      Un abrazo y gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  35. Desde luego esta es de momento una de las mejores entradas que he leído. Suscribo lo que dice Alberto Gimeno sobre las revistas. Supongo yo que sobre todas las cosas lo que mas me ha atraído es lo que nos falta a muchos: aquí hay mucho tiempo entre la primera y la última foto. Cuando amigos míos ajenos a esta afición me dicen que ya llevo muchos años en esto, no puedo por menos que reírme.
    Un disfrute Juan, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el caso es que este pino, estimado Alverto, no te creas que es de los que más tiempo lleva conmigo, más bien al contrario. Tengo árboles que triplican su estancia en mi colección. Desde luego, si se parte de cero, el tiempo ha de pasar largamente para llegar a tener algo decentillo, un bonsái no se hace en dos días, pese a lo que pueda parecer a la salida de alguna demostración.

      Muchisimas gracias por entrar, me congratula saber que tienes una opinión tan favorable sobre este trabajo en concreto. Espero no defraudar en las siguientes ocasiones aunque, como ya he dicho en más de una ocasión, no siempre e tiene material tan interesante para mostrar y comentar.

      Eliminar
  36. muy chulo y buen trabajo juan , saludos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jaime, te agradezco que te hayas pasado por aquí.

      Un abrazo.

      Eliminar
  37. ¡¡¡¡¡¡ ENHORABUENA !!!!!!! El cultivo "paldiez", el modelado, poda, yin´s que expresan lo que fué,... un buén hacer.
    Ha sido un gran placer ver este trabajo, sabes el fin y te felicito por ello.
    De nuevo gracias por estar ahí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti Arbolito por seguir mi blog. Me alegro muchísimo de que te haya gustado el trabajo, la verdad es que estoy sorprendido de la gran aceptación y seguimiento que ha tenido. Espero seguirte viendo por aquí.

      Un abrazo.

      Eliminar